•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este sábado, Ricardo Mayorga regresará a los entarimados, para enfrentar al mexicano Andrik Saralegui, en una pelea bien planificada, para que el excampeón mundial nicaragüense consiga una segunda victoria en forma consecutiva.

A pesar de sus 41 años, Mayorga es un generador de emociones. Es un experto en mercadeo personal, y este sábado miles de aficionados deben abarrotar el Puerto “Salvador Allende”, en el Malecón de Managua, tratando de ver aquellos destellos que caracterizaron a Mayorga cada vez que subía al ring.

Es difícil pensar en aquel Mayorga que destronó al guyanés Andrew “Seis Cabezas” Lewis; al que amilanó por completo a Vernon Forrest (q.e.p.d) en par de ocasiones; aquel boxeador que fue despojado ante Cory Spinks, o que le puso la cara a Félix “Tito” Trinidad.

No, eso es parte de la historia boxística de Mayorga. Son recuerdos nada más, porque este Mayorga ha perdido mucho terreno por el natural avance de los años y el desgaste de una vida ajetreada.

A pesar de todo, este Mayorga debe lucirse ante Saralegui, atacándolo desde que suene la campana, como lo hizo en su última pelea de septiembre del pasado, cuando noqueó en el primer round a un mundialmente desconocido Allen Medina.

Es difícil encontrar en Nicaragua y en el boxeo internacional a un peleador que levanta tanto interés como Mayorga. Su estilo alocado, su hablar desenfrenado, su verborrea agitada, sus ofensas, desmanes, en fin una vida agitada, que pese a lo no recomendable fue capaz de desepartar interés por verlo ganar y, en muchos casos, verlo perder.

Mayorga no pelea en Nicaragua desde 1998, cuando venció a Germán Espinales y Róger Flores, antes de empacar maletas y aventurarse en Costa Rica.

Prácticamente, son 16 años de ausencia en el boxeo nicaragüense.

Es cierto que lo vimos el año pasado en Artes Marciales Mixtas, pero el boxeo es distinto, fue el deporte que lo catapultó como uno de los peleadores que más han generado interés en el deporte nicaragüense, porque además de su facilidad de palabras llegó a ser Campeón Mundial Welter y Superwelter, gracias a un talento natural que, sin duda alguna, nunca explotó al máximo.

Con el mexicano Saralegui en Nicaragua, ahora solo nos resta esperar el campanazo inicial de este sábado, en un Puerto “Salvador Allende” que seguramente será chiquito para los miles que querrán ver en acción al popular “Loco” Mayorga.