•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para la previa de una final caben las declaraciones de los implicados, técnicos, jugadores, ya nada de eso servirá hoy que se juegue la vuelta de la final del torneo de Apertura (7:00 pm) en el Estadio Nacional de la UNAN, donde se conocerá al campeón.

Con el resultado 1-0 a favor del Ferretti en la ida de la final, las claves para que confirmen el título los rojinegros serán dos: ganar sería la opción ideal para rematar a su rival, empatar sería algo mezquino; mientras para el Real Estelí, solo hay una, remontar el marcador.

REMONTAR, SÍ SE PUEDE

Al grito que los mexicanos hicieron famoso en la Copa Mundial de 1998: “Sí se puede”. Esa arenga tendrán que evocar los jugadores estelianos si quieren darle la vuelta al resultado. Y si de remontar resultados adversos, la tropa del “Tren del Norte” ya lo ha hecho. En el Clausura 2011, el Ferretti había derrotado 1-0 en el partido de ida de local, pero en el partido de vuelta los norteños hicieron la proeza y doblegaron a los policías, 3-1, en el Independencia.

No obstante, los propios estelianos también saben qué es sufrir una remontada. En el Apertura 2009 sucedió que Estelí ganó 1-0 y en la vuelta el Ferretti volteó “la tortilla”, ganó 4-1 para triunfar bajo el mando del ahora técnico mundialista, José Valladares.

Fuera de esta situación, aunque Otoniel Olivas reconoce que está en desventaja, la tenacidad de Olivas de no rendirse es para ser precavido. Con su planilla golpeada por la ausencia de Alan Cardek, quizá la ausencia del cuadro titular de Samuel Wilson y la duda por Rodrigo Valiente, los estelianos, aunque no han sido efectivos de visitantes en este torneo (3 victorias, 6 empates y 2 derrotas) saben pelear partido a partido.

 

A no defenderse

SIN CADENA. El director técnico del Ferretti, Flavio Da Silva, sin Daniel Cadena en la ofensiva, ha aclarado que el partido está para seguir peleando. Que el título se dé y que Denis Espinoza supere su propio récord de imbatibilidad --está a 13 minutos de su anterior registro-- no son objetivos primordiales; sí así como se escucha, el objetivo es simplemente uno: jugar aunque se pierda, pero con las botas puestas.

Es decir, no renunciar a las ideas de atacar y atacar. Con 31 goles a su favor y apenas 3 en contra, el sinónimo por ahora del equipo capitalino es cohesión, pero amparados en una defensa que podría contar en su haber dos récords de su portero en un solo torneo. Porque Espinoza, además de que logró en este Apertura el nuevo récord de 751 minutos sin permitir goles, ahora podría implantar otro, en una muestra de lo difícil que es anotarle a los rojinegros.