•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Bóer había perdido la brújula. Su ofensiva estaba en cero, pues tenía antes del jonrón de Juan Carlos Urbina contra Rivas en el noveno episodio el viernes, 16 entradas sin poder anotar. Un largo trayecto para un equipo que ha estado peleando el primer lugar en la Liga Profesional. Pero ayer fue diferente y es que tener en la loma al zurdo, Rodney Rodríguez parece que llena de vitalidad a los Indios y les sirvió para vencer 4x1 y volver a la cima del torneo.

Rodríguez lanzó durante 8.1 entradas y mantuvo en un solo hit a los pupilos de Cairo Murillo y llegó a retirar a 14 hombres en fila hasta que en el sexto Marvin Martínez acabó con su embrujo y disparó otro sencillo. Pero no fue suficiente, Rodríguez tuvo su único momento crítico en el séptimo cuando admitió doble de Justo Rivas e imparable de Luis Allen.

Pero para ese entonces el Bóer tenía una ventaja de 4x0 por la enorme utilidad que mostró como primer bate Javier Robles, disparando hit en sus tres primeros turnos y anotando cada una de esas ocasiones que se embasó. La primera carrera fue por elevado de sacrificio de Jesús Valdés en el primero y que mandó al plato a Robles, luego el mismo primer bate anotó por wild pitch en el tercero y ahí también llegó al plato Ozzie Chávez por sencillo del mismo Valdés.

La cuarta y última anotación de los Indios fue la de Robles en el quinto, remolcado por doblete de Yosmani Guerra en una entrada que parecía sería más productiva. Ahí explotó el abridor de los Tigres, Jonathan Vargas que además cargó con el revés por 4.1 entradas de cuatro carreras.

Rodney lanzó cuatro entradas de forma perfecta, la última fue la del octavo y todavía retiró al primero que se enfrentó en el noveno pero el manager, Javier Colina prefirió retirarlo y poner para sacar los últimos outs a Wilber Bucardo.

Rodríguez (6-3) al final dejó en cuatro hits a los Tigres y les propinó 7 ponches con solo una base, acreditándose su sexta victoria de la Liga, empatado con Paul Estrada, precisamente de Chinandega.

Por los chinandeganos también lanzaron Juan Pablo López, quien llegó y no le permitió más libertades al Bóer y cerró el juego, Walter López.