•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al igual que René “Gemelo” Alvarado, el prospecto Roberto Arriaza (9-0, 8 nocauts) no tiene descanso y se adiestra intensamente en el gimnasio del mercado Iván Montenegro, donde trabaja bajo las órdenes de Marlon Amador.

Tras convertirse en campeón nacional welter (147 libras) al noquear en un asalto al leonés Edwin Palacios, el peleador chinandegano se ha tomado más a pecho los entrenamientos. A inicios del próximo año podría pelear en tierras extranjeras por un título que le serviría para seguir escalando peldaños.

“Gracias a Dios después que me coroné campeón nacional seguí con mi preparación, no me he despegado del gimnasio porque sé que abrirán puertas. Ya me dijeron que para el 30 de enero voy a pelear por un título plata del Consejo Mundial de Boxeo, CMB”, dijo Arriaza, quien aseguró que tras derrotar a Palacios el pasado 26 de septiembre, su mentalidad cambió y ahora se ha tomado más en serio sus responsabilidades como boxeador.

“Después que le gané a Palacios cambió mi forma de pensar y la visión de ver las cosas. Sé que tengo una responsabilidad mayor ahora que soy campeón nacional, tengo que prepararme más a fondo porque vienen retos más mayúsculos”, dijo.

Mejorar velocidad

Sin duda la mayor virtud de Arriaza es su poderosa pegada, sin embargo el pugilista es consciente que no puede vivir solamente de su poder, también debe mejorar su velocidad y pulir la defensa.

“Tengo mucho pegada, pero estoy trabajando más la velocidad, técnicas, pasar más golpes. Se ha podido ver que soy un peleador que no pasa muchos golpes, lo que hago es bloquear, y eso no es una defensa buena. Mi sueño es ser campeón mundial, creo que tengo la madera, solo tengo que dedicarme y creer en mí mismo”, indicó Arriaza.