•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El San Fernando es consciente de que el tiempo no lo perdonará. Desde el inicio de temporada, una tumba estaba preparada para las Fieras, en su lápida se lee que es el peor equipo en la X Liga Nicaragüense de Beisbol Profesional, LBPN, mientras tanto siguen extendiendo su agonía haciendo la vida imposible al resto de conjuntos. Ayer, la víctima fue los Tigres de Chinandega.

Las Fieras derrotaron 7x5 a los Tigres en el Estadio Roberto Clemente de Masaya, donde la afición brilló por su ausencia durante gran parte de la temporada, quizás porque nunca se sintieron identificados con un equipo que en el fondo lleva los colores de los Orientales de Granada.

Una destacada labor del serpentinero Marlín Mejía (1-0), quien se adjudicó su primer triunfo y el bateo oportuno de las Fieras que le apagaron las luces rápidamente a Carlos Teller (1-4), fueron claves para obtener un triunfo que extiende la vida del San Fernando, pero que perjudica a Chinandega tomando en cuenta que los occidentales están en una férrea lucha por el liderato que en este momento ocupan los Gigantes de Rivas.

Mejía subió al montículo del Roberto Clemente con su escopeta aceitada. Su dominio se extendió durante 7 innings, en los que esquivó 8 imparables y apenas permitió dos carreras. Hasta ese momento, las Fieras danzaban cómodamente en la cuerda con el marcador a favor 7x2. Salió Mejía de la loma, relevó Fidencio Delgado, y los Tigres empezaron a rugir con doble impulsador de Casey Haerther y hit remolcador de Justo Rivas que estrecharon la pizarra 7x4.

Delgado se fue a las duchas y el relevista Kevin Reyes llegó con la brújula más desorientada que un avión sin capitán. Golpeó a Luis Allen para llenar las bases y otorgó base por bolas a Edgar Montiel para la carrera de “caballito” que dejó el score final 7x5.

Producción fernandina

José García inauguró el marcador robándose el plato en el primer episodio. No es común estafarse el home plate en un partido, pero así iniciaron las Fieras su producción de la forma menos casual. En el tercer inning, los Tigres empataron por medio de Agustín Séptimo, quien ligó línea impulsadora al jardín izquierdo para el 1x1.

La erupción del San Fernando no se hizo esperar, y en el cierre de la cuarta entrada coronó un rally de cuatro carreras orquestado por Arnol Rizo, quien remolcó dos carreras con imparable. Así explotaron a Teller, quien perdió el partido; solamente resistió tres innings en el montículo y aceptó 5 de las 7 carreras del conjunto de Masaya.

En el quinto inning, las Fieras culminaron su producción con jonrón solitario de Raúl Reyes (3) y elevado de sacrificio de Sandor Guido.