•  |
  •  |
  • ESPN.com

En su labor como cronista de los Dodgers de Los Ángeles, Nomar Garciaparra es testigo de cómo Clayton Kershaw se convirtió en un lanzador dominante en la Liga Nacional, lo que le permitió ganar el Cy Young en tres de los pasados cuatro años.

Pero cuando los aficionados le preguntan si conoció a algún jugador tan bueno como el zurdo de Los Ángeles, Garciaparra los detiene en seco.

El antiguo paracorto de los Medias Rojas ya jugaba en Boston cuando el derecho dominicano llegó procedente de los Expos de Montreal en 1997 tras ganar el reconocimiento por la Liga Nacional. Luego lo vio ganar dos trofeos consecutivos con los Medias Rojas en las campañas 1999 y 2000 que lo marcaron como uno de los lanzadores más dominantes en la historia del beisbol.

En ese período de dos años, en plena era dorada de los bateadores, Martínez tuvo marca de 41-10 con porcentaje de efectividad de 1.90 y 597 ponches. Después se convirtió en el ancla del cuerpo de lanzadores que llevó a los Medias Rojas a una victoria en la Serie Mundial de 2004 con la que pusieron fin a una sequía de campeonatos que duró ocho décadas.

Con los Mets

Martínez pasó cuatro temporadas más con los Mets de Nueva York, tres de ellas cortadas por lesiones, y volvió a una Serie Mundial en 2009 con los Filis antes de retirarse. Cinco años después es elegible para el Salón de la Fama, y es probable que esté entre los elegidos cuyos nombres se anunciarán el martes.

Al igual que Randy Johnson, que aparece por primera vez en la boleta, Martínez tiene casi asegurada su entrada al recinto de los inmortales, en julio. Ambos tienen la oportunidad de recibir más del 98.84% de los votos, marca en poder de Tom Seaver.

Martínez impresionaba a sus oponentes porque gozaba de un control que le permitía lanzar la pelota por todas las zonas del plato, sin olvidarse del interior.

En 1999, cuando entró como relevista en el juego final de la Serie Divisional de 1999 contra Cleveland, los bateadores de los Indios se desinflaron frente a él. Martínez lanzó seis entradas sin permitir imparable para finiquitar la serie.

Martínez se retiró con marca de 219-100 y promedio de efectividad de 2.93. Ponchó a 3,154 bateadores y dio 760 pasaportes en 2,827 entradas. Ganó 20 partidos por campaña en dos ocasiones, también en dos campañas ponchó a más de 300 bateadores y en dos ocasiones logró marca de efectividad debajo de 2.00.