•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando más inmenso se veía el Real Madrid en cualquier torneo y frente a cualquier rival, después de culminar un año fantasioso, el Milán lo supera en un amistoso, y casi de inmediato lo hace en la Liga un Valencia nada amistoso, que consiguió firmeza multiplicando propuestas atrevidas, logrando el crecimiento requerido para llegar a ser temido, imponiéndose 2-1 remando contra la corriente. Igual que ustedes también estoy frotando mis ojos incrédulo, mientras sacudo la cabeza y pregunto: ¿quién apagó la luz de una inspiración que parecía inagotable? Atrás, quedaba una racha de 22 triunfos.

El equipo de la constelación de estrellas, súbitamente infuncional, carente de profundidad, extrañando esa facilidad para maniobrar y abrir espacios, moviéndose sin el vértigo desequilibrante que lo caracteriza, no supo cabalgar sobre ese ventaja por 1-0 obtenida al fusilar Cristiano a Diego Alves en el minuto 13 desde los doce pasos, cobrando una mano de Negredo interceptando un centro de Kroos alargado por Bale. Lo esperado a partir de ese instante, era otra demostración de superioridad del Real Madrid estableciéndose con autoridad, ignorando el debut de Enzo Pérez con el Valencia y lo estimulante que resulta el apoyo de casi 50 mil en el Estadio de Mestalla. No ocurrió, con goles de Barragan completado por Pepe, y de Otamendi, el Valencia robó el botín.

TAMBIÉN EL BARSA

También el Barcelona, que necesitaba urgentemente la victoria para rascarle la espalda al Madrid en la lucha por el liderato con un punto menos perdido, fue víctima de un cortocircuito provocado por el autogol de Jordi Alba con un cabezazo intentando despejar apenas en el segundo minuto de juego, no propiamente un momento para alarmarse. Sin embargo, ¿quién iba a decir que ese 1-0 se mantendría con la dureza del mármol por los siguientes 88 minutos? Aún entrando en acción Messi y Neymar en el segundo tiempo, el equipo azulgrana, pese a dinamizarse, se vio sujetado por una excelente cobertura del Real Sociedad, que se defendió brava y eficazmente masticando carbones encendidos frente a un acoso intenso pero sin contundencia.

En su campo, este equipo ha sido indescifrable para el Barcelona. El incansable Luis Suárez dispuso de dos magníficas opciones por arriba y por abajo, pero fue neutralizado. Xavi se vio muy flojo con un remate rasante, Alves se enredó por la derecha, Messi casi sin espacio y, lo que es más grave, sin acompañamiento, y Neymar, limitado en el área. Frente a la inutilidad del cero, malograda la gran posibilidad, el técnico Luis Enrique parecía una esfinge, serio, inexpresivo, de piedra.

ASÍ REACCIONÓ EL VALENCIA

Con toques largos, ampliando la cancha, el Madrid acorraló al Valencia pero sin ejercer la presión que acostumbra, sin sacarle provecho con el juego áereo a la estatura, fortaleza y destreza de hombres como Bale, Benzema y Cristiano en la zona roja. Sostener el 0-1 fue en cierta forma un éxito para el Valencia en los primeros 45 minutos, regresando a la trinchera sin inhibiciones, soltándose, igualando la pizarra en el minuto 52 cuando Gayá en llamativo movimiento entregó a Barragán facilitándole un remate rasante desde la derecha que Pepe quiso desviar con un zapatazo, haciéndolo hacia su propia cabaña por arriba, desarticulando la zambullida de Iker. Ahora la pizarra estaba 1-1.

Incomodar a “la bestia” es siempre peligroso, pero el Madrid no logró tomar las riendas, imponer su criterio y determinar qué hacer. El Valencia en cambio fue más osado tomando espacios y lanzándose a recuperaciones más rápidas. En el minuto 65, ejecutando Parejo un córner, el soberbio cabezazo de Otamendi inutiliza a Iker estableciendo el 2-1 que no pensamos a esa altura, sería definitivo. En esos últimos 25 minutos y tres de reposición, con Cristiano poco visto, el Madrid fabricó tres grandes opciones sin concretar, en tanto el Valencia, usando como recurso el contragolpe, mantuvo algo ocupada a la defensa blanca aferrándose a la ventaja.

22 Victorias consecutivas alcanzó la buena racha del Real Madrid, hasta caer ante el Valencia este domingo.

39 puntos tiene el equipo de Ancelotti, líder de la Liga Española, un punto más que el Barsa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus