•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De haber sido pistoleros en el Viejo Oeste, sus imágenes serían contrastantes y las comparaciones inadmisibles: los 6 pies 10 pulgadas de Randy Johnson frente a los 5-11 de Pedro Martínez, el uno blanco y el otro moreno, el uno zurdo y el otro derecho, el uno gringo y el otro latino, el uno de mirada fiera y el otro aparentemente iluminado por la mansedumbre. Johnson siempre dio la impresión de ser un rascacielos sacado de la zona financiera de Manhattan, en tanto Pedro, se mostraba simplemente como “Pedrito”.

¡Ah, pero en la colina, ambos se aproximaban tanto hasta borrar esas diferencias y provocar pánico entre los bateadores! ¿A cuál de ellos prefería enfrentar cualquiera de los temibles bateadores que tomaron el reto? ¿Quién la mejor escogencia para un momento crucial o un juego cumbre? ¿Randy o Pedro? Cifras en mano, Randy.

Hoy, el zurdo debutante con los Expos de Montreal en 1988 y el derecho que mostraron los Dodgers de Los Ángeles en 1992, ganadores de cinco y tres Cy Young, constructores cada uno de agobiantes dominios, golpearán las puertas del Salón de la Fama en Cooperstown, que seguramente se abrirán ruidosamente para su grandeza monticular.

DIFÍCIL PARA SMOLTZ

Lo lamento por John Smoltz, tejedor de grandes historias, también ganador del Cy Young, con más de 3,000 ponches y capaz de registrar 24 triunfos en una campaña, pero más enérgico en la postemporada como lo fue Curt Schilling, aunque sin utilidad al momento de las valoraciones. Va a ser muy difícil para Smoltz alcanzar el 75 por ciento de los votos, lo mismo para Craig Biggio, el infielder multifuncional que en el 2014 se quedó corto por solamente dos votos.

Se piensa, pies en tierra, que Johnson debería de ser una selección por unanimidad, pero todavía quedaban cronistas veteranos más egoístas que “puristas”, cuida leyendas, atentos para impedir lo que no lograron Walter Johnson, Christy Mathewson, Cy Young, Tom Seaver, Nolan Ryan y Greg Maddux.

No, ellos no van a permitir que Johnson, un ganador de 303 juegos, dueño de 5 premios Cy Young, líder en ponches durante nueve temporadas con seis de 300 y un asombroso total de 4,875 en 4,135 entradas y un tercio, agregando dos no hitters, uno perfecto, sea el primero en lograrlo. Eso sí, me cuesta descartarlo.

PITCHER ENLOQUECEDOR

Con su fulgurante carrera recortada por problemas musculares, Pedro Martínez que obtuvo 219 triunfos conquistando tres premios Cy Young y peleó bravamente otros dos, es el único latino con más de tres mil ponches, registrando una efectividad de 2.93 a lo largo de 2,827 innings y un tercio. El dominicano pretende aterrizar en su primer intento, lo que no fue posible para su gran motivador, amigo, consejero y compatriota, Juan Marichal. Sus promedios de 1.74 y 1.90 y el agregado de una triple corona, fortalecen la ilusión de Martínez, quien manejó, de acuerdo a los “doctores” en el agarre de la pelota y el giro aplicado con la presión que se ejerce en las costuras, una combinación de lanzamientos enloquecedores.

Como diría Juan Rulfo, hay aire y sol, hay nubes, y allá arriba un cielo azul, cobijando esperanzas. Randy y Pedro golpearán hoy las puertas del Salón de la Fama en Cooperstown. La esperanza de verlas abrirse para ellos, parece una certeza.