Francisco Jarquín Soto
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el campamento de Rivas tenían claro que no había necesidad de escarbar tanto para ver dónde les aprieta el zapato. Y es que pocos se atreven a negar que los Gigantes sean el equipo favorito a ganar la final de la X Liga Profesional por el recurso humano que han reunido. Inclusive, se creyó que hasta quizá no tomarían refuerzos en la escogencia que hicieron ayer los equipos clasificados, porque tampoco los que había para elegir, no despertaban tanto interés.

Pero al final sí escogieron. Luego que dejaron pasar su ronda para elegir a un extranjero, tomaron a Carlos Morla como refuerzo entre los nacionales pero fue al único que aseguraron.

“Quedé satisfecho con nuestra escogencia, estábamos necesitando un lanzador, era lo que buscábamos, nos decidimos por Carlos Morla”, dijo el mentor de Rivas, Germán Mesa tras la escogencia de refuerzos que se realizó ayer en un hotel capitalino.

Agregó el cubano, “considero que el equipo es muy completo, nuestro talón de Aquiles es el relevo, y por eso hicimos la escogencia. Los extranjeros hicieron el trabajo, los que tenemos hicieron el trabajo y por eso estamos en la final”.

Sin huecos

Pero esa es la única debilidad para un conjunto que tuvo casi todos los lideratos ofensivos. El líder de bateo fue Yurendel De Caster con .368 puntos, el segundo mejor en ese renglón Ofilio Castro (.358), al líder en jonrones Rudy Van Heydoorn (6), máximo remolcador de la Liga, Ramón Flores (18), a los dos mejores anotadores del torneo Ofilio y Dwight Britton (35).

Funcionó como una maquinaria casi perfecta, porque claro que tuvo sus momentos difíciles pero el mentor, Mesa, supo enderezar la nave. Ahora la supuesta dificultad para Rivas será pasar una semana a la espera de conocer su rival en la final luego que se midan desde hoy los Indios del Bóer con los Tigres de Chinandega.

“Rivas no va a descansar, le decimos a la afición rivense que no se preocupen porque tenemos un plan de trabajo para mantener activos a los jugadores. Ya una vez clasifiqué con los Tigres en 2012 a la final y también quedamos esperando el rival. Después ganamos la final sin problemas, pero tomando en cuenta un buen plan de trabajo”, argumentó el excampocorto de la selección cubana.

Sobre cuál rival le parecería más cómodo, explicó, “yo no escojo rivales, nosotros enfrentaremos al equipo que sea, vamos a desplegar el mismo juego. Todos los equipos son complicados, no hay equipo fácil”, concluyó.