•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No fue necesario molestar a Juan Carlos Ramírez. Los Tigres del Chinandega volvieron a “masticar” el relevo indio con una ofensiva de cuatro carreras en otro “maldito” octavo inning, edificando un triunfo por 6-2 que le pinta al partido de hoy en Chinandega, cara de funeral para la Tribu, que sin los brazos de Wilton López y Rodney Rodríguez, con ese bullpen de aserrín y sin la suficiente pólvora para abrirse paso entre el pitcheo de los occidentales, el Bóer atrás 0-2, sin la bravura de los 300 de Leónidas, se siente en las Termópilas, sin esperanzas de salir del hoyo.

Con una alineación descabezada, sin conseguir hit en 15 turnos Campusano y Calderón sus dos primeros hombres, y Jimmy limitado, Valdés y Reyes han encontrado pocas situaciones favorables para producir.

Agreguen que sus dos abridores, Wilton y Rodney, un bigleaguer y un ganador de tres coronas, vacilantes y un relevo tan decepcionante como lo indica su porcentaje en inefectividad, los Indios no lograron dormir anoche y tratarán –no nos imaginamos cómo- de saltar sobre ese tormento para estirar la serie al cuarto juego, confiando que en beisbol no hay nada escrito aunque lo parezca.

SÓLO EL INICIO ALENTADOR

Como en el primer juego, el Bóer tomó ventaja 1-0 contra el azteca Abraham Elvira. Reyes recibió boleto con un out y después de fallar Torres, hit de Guerra y doble extraviado disparado por Sandor Guido, desequilibran la pizarra en el segundo episodio.

Chinandega no tardó en responder. Rodney Rodríguez había lucido inmenso en las primeras dos entradas ponchando a cuatro de siete bateadores permitiendo un hit, pero fue frágil en el tercero. Hit de Marín con un out, golpe a Renato Morales, avance de Marín a tercera después de la brillante atrapada realizada por Calderón en el fondo del bosque derecho, y un pitcheo desviado que Torres no pudo controlar, facilitaron el empate 1-1. Apareció William Vásquez y con un batazo que rebotó en la pared del jardín derecho, adelantó a los Tigres 2-1.

En el cuarto, Rodríguez se aproximó a otro flaqueo de alto costo cuando llenó las bases entregando boletos a Rivas y Allen y uno intencional a Esteban, antes de paralizar a Marín con una recta zumbante ponchándolo y dominar a Renato. Un cero realmente agigantado. Y en el quinto, ya calmado, con dos outs y bases limpias, Rodríguez fue alterado por hit de Hearter y golpe a Justo Rivas, sin embargo, eliminó a Allen en elevado al jardín derecho, Otro scone significativo, porque en las últimas tres entradas, Chinandega había colocado en circulación a ocho hombres, demasiada carga.

EL MISMO DOLOR DE CABEZA

Lo mejor del pitcheo lo ofreció Elvira retirando a nueve consecutivos entre el tercero y sexto inning, una rareza entre la incertidumbre, mientras Rodríguez batallando con conteos adversos que lo llevaron constantemente contra la pared, resistía sin ceder hasta salir por un pasaporte a William Vásquez con dos outs en el séptimo y Hearter viniendo hacia el plato. Entró con lo que le queda de frialdad y el apoyo de su experiencia, sacando el último out. Fue solo una impresión fugaz. En el octavo, boleto abridor a Justo Rivas, sacrificio de Allen y metrallazo de Edgar Montiel al fondo del left-center, permitió a los Tigres ampliar la diferencia 3-1 expulsando a Diego. La afición india, volvió a sentir ese dolor de cabeza tan familiar.

Los Tigres no se detuvieron. Fuera de la jaula, atacaron a Róger Marín con hit productor de Marvin Martínez y cohetes de Agustín Séptimo y William Vásquez, culminando una arremetida de cuatro carreras que dejó a los Indios hasta sin taparrabos, atrás 1-6. Un último intento indio con las tribunas despoblándose, doble de Valdés sin out en el noveno, saca del montículo a Gerardo Juárez efectivo desde el séptimo como reemplazo de Elvira, pero el zurdo Téller no pudo evitar la estocada de Reyes impulsando la segunda y última carrera del Bóer. Falló Juan Carlos Torres y Guerra bateó para doble play haciendo caer el telón.

No todo está consumado, pero casi.

MARCADOR

TIGRES     BÓER

   6              2