•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

A pesar de las buenas sensaciones de su equipo en la victoria ante el Atlético de Madrid (3-1), el entrenador del Barcelona, Luis Enrique Martínez, ha considerado que es "inevitable" que reaparezca "la tensión" ambiental cuando su equipo vuelva a tropezar.

En la rueda de prensa posterior al partido disputado en el Camp Nou, el técnico asturiano ha calificado de "agradable" la imagen que ha transmitido hoy su equipo, si bien ha afirmado que "las victorias son lo único que puede cambiar esta oleada" negativa en el entorno azulgrana.

"Habrá mal ambiente seguro en cuanto fallemos", ha agregado Luis Enrique, quien ha seguido apostando por la estrategia de "no alimentar polémicas" sobre lo que sucede en el vestuario.

No obstante, ha agradecido el apoyo de la afición que, tras una semana convulsa, ha animado al equipo: "Su apoyo ha sido increíble. En la jugada del penalti no había oído tronar el Camp Nou así. No he visto a la afición poner en duda a su equipo", ha puntualizado.

Más explicaciones ha dado el asturiano cuando ha sido preguntado por el partido ante los 'colchoneros'. "¿Qué ha sido un partido muy completo? No hay ninguna duda", ha respondido Luis Enrique, quien ha calificado al Atlético de Madrid como un "rival de una dificultad máxima".

Y, en este sentido, ha añadido que "la de hoy es una imagen muy agradable para todos los culés y hemos podido ganar a un rival que no conseguimos ganar en la temporada pasada".

No obstante, ha rebajado la transcendencia sobre las consecuencias del resultado: "Todas las victorias sirven para reforzar al equipo. Hemos impedido a un rival directo que gane tres puntos más, pero son tres puntos. Hay que estar pendientes de aprovechar las posibilidades que surjan en el futuro para acercarnos al Real Madrid".

Por último, ha defendido su política de rotaciones, al asegurar que "en función de lo que vea en los entrenamientos voy haciendo mis alineaciones".