•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El público pagó por llegar a ver un funeral, pero el supuesto “muerto” cobró vida ayer y se salió del ataúd, sorprendentemente. Ahora hay que buscar cómo regresarlo a la caja de madera, si es que se puede. Los Indios del Bóer viven y se lanzarán en busca de un milagro.

Rápidamente apareció lo imprevisto y el pitcheo del Chinandega se derrumbó. ¿El Bóer mostrando una reluciente ventaja de 5-0 en el propio inicio del tercer juego? Después de lo visto en los dos primeros duelos, “parecía una absurdidad” diría Albert Camus. Pero era cierto aunque la multitud que inflamaba como globo el parque de Chinandega, se resistía a creerlo. Y sobre ese despegue inesperado, que obligó a Cairo Murillo a utilizar tres lanzadores en el inning de apertura, tan tenebroso para él, el equipo indio evitó la barrida y el cierre de la tapa del ataúd, cabalgando sobre una victoria por 8-4 que garantizó el regreso de la semifinal de la Liga Profesional a Managua, ahora con la serie 1-2.

El factor Bucardo

Una vez la grandeza del beisbol. Nadie es dueño del próximo instante, mucho menos del próximo juego. Seis pítcheres habían desfilado mostrando su inutilidad en los tres primeros episodios, cuando entró Jorge Bucardo por los Indios, apagó los impulsos amenazantes del Chinandega que había conseguido un peligroso acercamiento 6-4 en el tercero. Bucardo no pudo evitar el fly de sacrificio de Esteban Ramírez, con bases llenas, pero en la misma acción se completó un doble play. A partir de ese momento, Bucardo tomó las riendas y sujetó a los Tigres en el primer gran relevo indio.

Fue un juego de tres jonrones, el batazo ausente en los primeros dos juegos. Con el marcador 0-5 después de los fracasos de Jonathan Vargas, ganador de cuatro juegos, dueño del noveno mejor promedio en efectividad de la Liga, y del también zurdo Mainor Mora, un tirador de no hit, obtenido como refuerzo, el primer bate de los Tigres, Renato Morales se voló la cerca del jardín derecho aturdiendo a Gustavo Martínez, abridor de la Tribu, sacudido por hit de Agustín Séptimo y doble de William Vásquez con bases limpias, porque en una decisión incomprensible, se ordenó un robo de segunda sin out, estando tan atrás y tan al inicio. Martínez aprovechó ese handicap para sacar outs a Hearter y Rivas. Eso sí, Chinandega hizo una advertencia sobre su capacidad de recuperación con esos tres batazos anotando su primera carrera.

Tigres crecen

Yosmani Guerra respondió como primer bateador del segundo inning haciendo cruzar una pelota sobre la pared derecha para la sexta carrera del Bóer, pero en el cierre, Chinandega fabricó dos más con una base y tres cohetes, recortando la distancia 6-3, y en el tercero, una más aproximándose peligrosamente 6-4. No se sacó el mayor provecho a bases llenas con solo out, al perder otro corredor en las bases y reducirse a solo una carrera.

Como relevista, Wilder Rayo logró cuatro outs consecutivos, pero el batazo productor de Sandor Guido en quinto después de un doble de Reyes y hit de Torres, con el agregado de ese jonrón conectado por Jimmy González en el inicio del sexto, forzó a Cairo a retirarlo, ingresando el zurdo Horace Rigby, quien caminó hasta el octavo sin permitir mayor daño, pero Bucardo mantuvo los bates de los Tigres derretidos, asegurando, con el apoyo de Wilber, el otro Bucardo, la tan ansiada victoria que permite a los Indios ir en persecución de un sueño considerado improbable 24 horas antes: tres triunfos consecutivos saliendo espectacularmente del hoyo.

¿Se atreverá Wilton?

El trabajo de cinco entradas y un tercio realizado por Jorge, lo convirtió en la figura del juego, en tanto la mejor jugada defensiva, hay que apuntársela al excelente intermedista indio Darwin Sevilla, decapitando un cepillazo eriza pelos disparado por el encendido Agustín Séptimo en el cuarto inning, convirtiéndolo en doble play. Fue lamentable no ver correr a Allen en el octavo, molesto por su inofensivo batazo hacia el pitcher sin out y con Rivas circulando.

¿Se atreverá Wilton López a colocar su brazo en riesgo pidiendo la bola para el cuarto juego? No lo creo con las puertas de los campos de entrenamiento primaveral por abrirse. Él se había comprometido para un quinto juego. Así que el abridor indio para mañana, se encuentra perdido entre acertijos.

El Bóer vive, la serie vibra, Chinandega se preocupa, la incertidumbre puede regresar y también los aficionados capitalinos a las gradas con sus dedos cruzados.