•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Salvaje y aguerrido, Cristiano Ronaldo fue a lo largo de todo el año 2014, un jugador de ímpetu constante como el de un pura-sangre, inagotable y de asombrosa efectividad sacudiendo redes y tumbando marcas, redondeando un rendimiento colosal. Su selección, sencillamente indiscutible. Sin exagerar, debió ser ganador del Balón de Oro por unanimidad no con el 37.66 por ciento de los votos. Por favor, ¿cómo se puede explicar no haber votado por él?

El tercer Balón de Oro capturado por el descomunal portugués, su segundo consecutivo, solo es un certificado de esa inalterable voracidad por ser el mejor, en la trepidante batalla largamente sostenida con el genial argentino Lionel Messi, su temible rival y al mismo tiempo, su gran estimulante en una superación que hasta hoy no admite pausas. Eso explica su rugido escuchado en la gigantesca selva del futbol, cuando su nombre fue anunciado como ganador de la máxima distinción individual.

POR LA AMBICIÓN

“Lo he ganado todo, pero nunca me cansaré de ganar hasta que me retire. Esa es mi forma de ser. Me encanta ser Cristiano Ronaldo”, dice el crack en uno de los pasajes de la biografía escrita por Luca Caioli. Jugador en progresión sin límites, dueño de un ego monumental, Cristiano nunca esconde su ambición. Que bueno por él. ¿Qué sería del planeta sin los ambiciosos? Estaría sin moverse hacia delante.

Con su victoria sobre Messi y Neuer, limitados al 15.76 y 15.72 por ciento, en una cerrada lucha por la segunda posición, Cristiano se une a tres míticos ganadores de tres balones dorados como lo son Johan Cruyff, Marco van Basten y Michael Platini, persiguiendo a Messi, único con cuatro conquistas. Cristiano y Messi se han apropiado de todos los balones de oro desde 2008 a lo largo de siete años, con el portugués ausente solo en el 2010, cuando Xavi e Iniesta escoltaron al argentino.

SU GAMA DE RECURSOS

“Quiero ser el mejor de la historia”, dice abiertamente, exuberante de confianza, en niño de hogar humilde que dormía a la orilla de un balón. Con una vitalidad capaz de mover montañas, su estupenda estatura, golpeo con las dos piernas, llamativa rapidez, esa flexibilidad para elevarse, el poder de su cabeza, una disciplina sin mancha, hambre de gloria y esa enorme confianza en sus facultades, es seguro que Cristiano podrá abrirse paso hacia mayores proezas, sin límites.

Messi segundo, y está bien. No sé cómo Manuel Neuer voló tan alto. A diferencia de Casillas, no fue el gran factor para la conquista de la Copa Mundial por parte de Alemania. Adelante del argentino, por ahora, solo Cristiano.

El alemán Joachim Low fue considerado el mejor entrenador, se le concedió al colombiano James Rodríguez el reconocimiento de haber marcado el gol del año frente a Uruguay en la Copa, en tanto el once ideal quedó formado con Neuer, Lahm, Sergio Ramos, David Luiz y Thiago Silva; Iniesta, Kroos y Di María; Robben, Messi y Cristiano.

61 goles en 60 partidos disputados en año natural marcó Cristiano Ronaldo con su club y la selección portuguesa.