•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En la escena más escalofriante de la famosa película de Tarantino “Tiempos violentos”, cuando John Travolta le va a inyectar adrenalina directamente al corazón de Uma Thurman para “resucitarla”, Samuel Jackson le pregunta con asombro ¿qué va a pasar? Travolta le responde con sanguinaria frialdad: “Eso quisiera saber”.

De frente al cuarto juego de la semifinal entre el reactivado Bóer y este Chinandega en ventaja 2-1, siempre con el dedo en el gatillo, uno se pregunta entre la escasez de abridores confiables disponibles: ¿y ahora qué puede pasar? La respuesta es sencilla: “Eso quisiéramos saber”.

PELOTA DISCRETA

En los deportes lo emocionante prevalece encima de lo cualitativo, sobre todo cuando nos acostumbramos movernos entre limitaciones. No se ha visto un gran beisbol en esta semifinal: pitcheo pobre con ciertas excepciones, defensa discreta con algunos puntos destacables como el accionar de Sevilla, bateo poco productivo y manejo sometido a cuestionamiento, pero cada juego ha ofrecido suficiente material para discutir con agitación. Así que la posibilidad de forzar un equilibrio hoy por parte de la tribu 2-2, nos llevaría al punto de ebullición dentro de la imperfección.

¿Qué tendría de extraño volver a encontrarnos con los inseguros abridores del tercer juego, Jonathan Vagas y Gustavo Martínez, que casi no duraron en la colina? Wilton López fue claro al ofrecerse para un quinto juego, descartando la posibilidad de aparecer en el cuarto con poco descanso, en tanto Paul Estrada del Chinandega, que recorrió seis entradas el primer juego, podría atreverse con una pausa de casi cuatro días.

¿MÁS DE LO INESPERADO?

Pocos pelos quedan en la cabeza del mánager indio con sus dos primeros bateadores reducidos 23-1, sin aportar presencia en las bases para facilitar posibilidades. ¡Qué suerte sentirse cabalgando inesperadamente sobre esa ventaja de cinco carreras en el inicio del tercer duelo, producto de un descontrol alarmante, espantando el fantasma de la barrida! Mejor todavía, el largo y efectivo relevo insospechado de Jorge Bucardo. Son sorpresas que te mantienen con vida.

Observándolos de cerca, no hay mucha diferencia entre los armamentos de ambos equipos. Eso hace que Chinandega siga lamentando no haber podido rematar después de haber saltado sobre Wilton López y Rodney Rodríguez. Lo peor imaginable para Cairo Murillo es desembocar en el drama de un quinto juego. El timonel occidental necesita ver a su equipo acercarse con ventaja hacia el brazo mortífero de Juan Carlos Ramírez en la recta final.

¿Y ahora que puede pasar?, nos preguntamos todos. Ya veremos que tanta adrenalina llegó al corazón de los Indios después de esa inyección proporcionada por la victoria en la tercera batalla. Otro buen momento para sacar de sus rincones a los boeristas.

6:00 DE LA TARDE se realizará hoy el cuarto partido de la semifinal entre los Tigres y el Bóer, en el Estadio Nacional Denis Martínez, de Managua.

2 - 1 AVENTAJAN los Tigres del Chinandega a los Indios del Bóer, en la serie semifinal al mejor de cinco partidos, para el segundo finalista de la Liga Profesional.