•  |
  •  |

Hace tres días, la afición de Chinandega había llegado al Estadio Efraín Tijerino, convencida de que verían cómo los Tigres iban a barrer al Bóer en tres partidos en la semifinal de la Liga de Beisbol Profesional Nacional. Nadie se lo quería perder y llegaron de muchos lugares de la ciudad.

Ese día se fueron decepcionados, cabizbajos y en medio del júbilo de ver otro partido en su estadio, muchos parecía que sentían que la historia se repetiría el miércoles luego de ver al Bóer levantarse casi de la nada para empatar la serie.

Incluso, algunos quizá presagiaban un día muy difícil. “Enfrentar a Wilton será difícil pero tenemos que jugar como si se tratara de cualquier lanzador”, comentó antes del juego William Vásquez, el mejor bateador de los Tigres.

Pero la afición chinandegana se entregó como lo hizo en toda la semifinal. El ambiente que brindaron los más de cinco mil aficionados fue tan contagiante y ensordecedor como para poner a temblar a cualquiera, pero parece que eso no bastó para invadir a sus ídolos de más gloria y tampoco pudieron opacar el enorme talento del big-leaguer, ahora con un futuro prometedor en los Azulejos de Toronto.

El famoso “Sí se puede, sí se puede” se hizo sentir desde las graderías en las primeras bateadas, sobre todo cuando Chinandega le anotó la primera carrera a Wilton con imparable remolcador de Vásquez.

Pero conforme López fue recorriendo más entradas, el grito más vitoreado en el estadio chinandegano fue perdiendo fuerza y las caras largas de los aficionados mientras veían cómo el Bóer sumaba carreras, lucían como un presagio ante la inevitable caída de los Tigres.

Trompetas, gritos de los aficionados y las mascotas que se veían en las gradas, Tigres de todos los colores y tamaños, se veían como una hermosa escenografía cuando empataron los Tigres en el octavo 3x3 ante Wilton. Lo mejor fue, sin embargo, cuando entró Juan Carlos Ramírez y veíamos coincidir a dos big-leaguers, López y Juan Carlos; fue tan intenso como para no perderse un solo envío de ambos.

Sin duda estos aficionados han sido de los mejores en esta Liga Profesional, su energía atrapó a cualquiera que llegó a disfrutar de una gran semifinal.

3 juegos al hilo ganó el Bóer para imponerse a los Tigres, en la semifinal de la Liga de Beisbol Profesional Nacional.