•  |
  •  |

El Real Madrid, actual “dinosasurio” del futbol mundial, fue eliminado por el Atlético de Madrid en los octavos de final correspondientes a la Copa del Rey. Dos goles “madrugadores” de Fernando “El Niño” Torres, uno en cada tiempo, golpearon en el hígado al equipo de la realeza, derrotado 2-0 como visitante en “El Calderón” y reducido a un empate 2-2 ayer en el majestuoso Santiago Bernabéu.

La conexión de Griezmann con Torres, resultó letal para el Real Madrid, con dominio de pelota y de terreno, pero oscurecido en su capacidad de agresión, con Cristiano sin poder darle brillo a la reciente conquista del Balón de Oro de la FIFA y Keylor Navas sin los reflejos felinos que en el Mundial, le permitieron tantas atajadas y cierres inverosímiles.

UN RETO DURÍSIMO

Voltear un 0-2 frente a un equipo tan sólido en la defensa y altamente peligroso en las contras como este

Atlético de Simeone, es una tarea tan difícil como cambiar de sitio a empujones, una de las Pirámides, y el Real Madrid lo comprobó. Gol abridor de Torres recibiendo de Griezmann, mostrándose destapado por la derecha y rematando con prontitud y puntería en el primer minuto, abrió una grieta que comenzó a tragar las esperanzas que cobijaban el Bernabéu. El peso del gol como visitante, alcanzaba su gran significado a favor del Atlético, eliminado hace un año por el Real en semifinales.

Un cabezazo de Ramos casi a portón abierto, con el arquero Oblak fuera de foco en el minuto 19, aprovechando el espacio abierto por la defensa rayada, estableció el empate 1-1. Había tiempo para pensar que la furia del oleaje blanco, podría marcar tres goles, salirse de las brasas y avanzar, pero el Real Madrid careció de ideas claras para sacarle provecho a su presencia en patio ajeno. Tan fue así, que el Atlético no se sintió incómodo manejando ese equilibrio en cifras mientras terminaba el primer tiempo.

TORRES OTRA VEZ

El segundo gol de Torres también al primer minuto del segundo tiempo, recibiendo de Griezmann por la izquierda, quitándose a Pepe con un quiebre magistral y rematando con pierna derecha, adelantó al Atlético 2-1. Ese segundo golpe en contra jugando en casa, condenaba al Real a buscar una recuperación colosal, lo que fue imposible con varios de sus pilares sin poder conseguir su máximo nivel de rendimiento.

La aparición de Cristiano en el minuto 54, acertando un remate de cabeza sobre centro de Gareth Bale desde la izquierda, volvió a nivelar el marcador 2-2, pero la maquinaria se trabó frente a un defensa bien colocada para realizar anticipos, cerrar espacios y apretar convenientemente las tuercas frente a las exigencias. Los esfuerzos de Isco, de James, de Benzema, de Bale y del propio Cristiano, así como la agilidad constante de Marcelo, estuvieron bajo control hasta que se agotó el tiempo y el Rey se quedó sin Copa.

 

Resultados


Real Madrid      Atlético

2                           2