Francisco Jarquín Soto
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

En medio de la enorme expectativa que creó la final de la X Liga Profesional entre Gigantes de Rivas y el Bóer, los cálculos que se hacían caminaban en una sola dirección: los sureños eran favoritos para llevarse el título por segundo año consecutivo y hay quienes pensaban que hasta podrían barrer a los capitalinos. Pero es cierto, todo puede pasar en una serie corta. Y como lo dijo el mánager del Rivas, Germán Mesa, antes de arrancar la final: “En estas series cortas no siempre gana el mejor, sino el que juega mejor”. Y quizá eso es lo que está pasando después de que el Bóer ganó los dos primeros partidos con un pitcheo casi en pedazos, hecho ripio como suele decir mi padre, César Augusto Jarquín. Pero eso ha puesto todavía más emocionante la serie, y con el Bóer y su pitcheo de renombre listo, ahora las cosas parecen más difíciles para los sureños que, por cierto, solo cuatro partidos perdieron en la etapa regular de la liga frente a los Indios. Sin embargo, de aquel Bóer a este de la final, las cosas son tan diferentes que más bien luce como una Selección de la Liga Profesional enfrentándose al conjunto que se veía tan poderoso antes de arrancar esta serie.