• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Deprisa, deprisa y con solo un partido oficial de individuales en su cinturón desde octubre de 2014, Rafael Nadal debuta este martes en el Abierto de Australia, en un torneo donde no figuran ni el actual campeón, Stan Wawrinka (número cuatro), ni Martín del Potro.

Así que en la jornada inaugural, arranca la zona donde se ubican los cabezas de serie número dos Roger Federer ante el duro taiwanés Yen-Hsun Lu), Andy Murray (número seis) contra el indio Yuki Bhambri y, en fin, el número tres, Rafael Nadal: que volverá a jugar un partido de Grand Slam por vez primera en casi siete meses (desde el pasado Wimbledon), ante un rival preocupante: el ruso Mikhail Youzhny, 32 años y actual número 47 de la ATP.Abierto Australia 2015

Nadal ha ganado a Youzhny 11 de 15 cruces directos. Y desde enero de 2008 no pierde con el ruso del carácter inestable y el brillante revés a una mano. Pero, según el propio Rafa: “No me considero uno de los favoritos aquí porque necesito jugar y ganar partidos. Hoy no me siento listo para ganar este torneo, aunque para ganar hay que estar aquí... y yo estoy aquí. Si estoy aquí hablando dentro de una semana, entonces quizás diga otra cosa, eso significará que tengo más ritmo y confianza”.

Lejos de su nivel

“Ahora tienes la sensación de que estás lejos de tu nivel real... aunque eso no significa que no pueda recuperarlo con el ritmo que dan la competición y las victorias. Incluso el estrés de los entrenamientos es distinto. Y solo con los partidos puedo saber cómo responderá la espalda. Jugando cuatro o cinco partidos en siete meses no puedes ser el favorito en un torneo que no es en tierra,”, declaró el número tres en su conferencia de prensa de apertura del torneo.

Por su parte, el improbable Youzhny solo ha jugado un partido en 2015... y resultó ser un sospechoso fracaso en Doha ante el aún más improbable georgiano Nikoloz Basilashvili (número 171), que dispuso de Youzhny en primera ronda por 7-5 y 6-2. (Nadal también fracasó en ese torneo ante el número 127, Berrer).