• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando hablamos del boxeo mexicano y su rica historia en este deporte, tenemos que hablar de un sinnúmero de grandes campeones, como Rubén Olivares, Salvador Sánchez, Carlos Zárate, Erik Morales, Marco Antonio Barrera, Humberto González, Ricardo López y Juan Manuel Márquez, entre muchos más. La mayoría coincidimos en que el número uno es Julio César Chávez González, miembro del Salón de la Fama del boxeo mundial en Canastota, New York, que además ha recibido innumerables homenajes por su brillante trayectoria a lo largo de su carrera en los encordados.

Como se sabe, Julio César Chávez nació en Ciudad Obregón, Sonora, pero solo es nacido en esa región de México, porque sus raíces son de Culiacán, Sinaloa, sus padres, hermanos, etc., y desde niño regresó a su casa de Culiacán, por tal razón, es más sinaloense que el tomate.

Iniciativa

Un grupo de amigos del César del boxeo (como se le conoce a Julio) tuvo la idea de poner una estatua del gran campeón mexicano (como también le llaman) en su ciudad (Culiacán, Sinaloa), este grupo de amigos encabezado por el periodista Luis Alfonso Feliz y el doctor de Julio durante su carrera y después de la misma, Antonio Salazar, iniciaron este reto y ahora es una realidad.

Dicha estatua se develará el 5 de febrero próximo en el Parque Revolución, de Culiacán, Sinaloa, en las esquinas del bulevar Leyva Solano y la avenida Álvaro Obregón de la capital sinaloense, con una verdadera constelación de estrellas como invitados especiales y ya con el apoyo del gobierno de Sinaloa y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).