• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El estadounidense Deontay Wilder venció por decisión unánime en doce vueltas a Bermane Stiverne, para arrebatarle la corona de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el sábado en Las Vegas, Nevada.

Stiverne expuso y perdió el único cinturón que no posee Klitschko, campeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), la Federación Internacional (FIB) y la Organización Mundial (OMB). Wilder prometió y cumplió que iba a ganar una guerra dentro del encordado.

Aprovechando su mayor estatura y alcance de brazos, Wilder manejó la pelea como quiso, ante un “pequeño” ahora excampeón mundial pesado que no pudo conectar con soltura y fortaleza a su rival. Las tarjetas favorecieron a Wilder con amplias ventajas de 118-109, 119-108 y 120-107.

Con este triunfo, Wilder elevó su palmarés a 33-0, con 32 nocauts. Nunca antes había pasado del cuarto round, pero esta noche se fue a los puntos y lució bien, ganando de paso la corona del CMB. Por su parte, el vencido Stiverne desmejoró su registro a 24-2-1, con 21 nocauts.

En la principal pelea de respaldo, el destacado peleador mexicano Leo “Terremoto” Santa Cruz se mantuvo como campeón supergallo del CMB, al derrotar por nocaut técnico en el octavo round a su compatriota Jesús Ruiz.

El combate fue más intenso de lo esperado, con Ruiz plantándose de “tú a tú” con Santa Cruz en los primeros cuatro rounds. Sin embargo, el campeón del CMB fue tomando el control de la pelea poco a poco, atacó sin cesar a Ruiz y en el octavo round, cuando estaba sometiendo duramente a Ruiz, el réferi Kenny Bayles decidió suspender las acciones.

“No fue una pelea fácil, él es un peleador duro. Muchos han tratado de ganarme el cinturón y ninguno de ellos lo tiene. Yo sé que tenía hambre de título, pero no dejé que me lo arrebatara”, comentó el “Terremoto”.

Con este triunfo, Santa Cruz mejoró su récord a 29-0-1, con 17 nocauts, mientras que Ruiz cayó a 32-5-5, con 21 nocauts.