• Houston, Texas |
  • |
  • |
  • EFE

No hubo sorpresas, los Patriots de Nueva Inglaterra y los Seahawks de Seattle, se enfrentarán por primera vez en su historia en un partido de Súper Bowl y será en el cuadragésimo noveno en la historia de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) que tendrá como escenario el University of Phoenix Stadium, de Glendale (Arizona).

Después de lo visto toda la temporada regular y la competición de los playoffs con las respectivas finales de conferencia, nadie cuestiona que al mayor espectáculo deportivo del año, en Estados Unidos, llegaron los dos equipos más fuertes que hay actualmente en la NFL.

Es cierto, que los Patriots consiguieron el título de la Conferencia Americana (AFC) de manera brillante y arrolladora al ganar por paliza de 45-7 a los Colts de Indianápolis, la segunda mayor anotación en la historia de la final.

Mientras que los Seahawks tuvieron que ir a la prórroga y estar al borde de la derrota antes de completar la remontada y ganar 28-22 a los Packers de Green Bay en el partido por el título de la Conferencia Nacional (NFC).

¡Qué lección!

Pero al final, los Seahawks, que defendían el título de la NFC y también harán lo propio en el Súper Bowl, mostraron que son unos campeones auténticos, que saben reaccionar, que nunca se dan por vencidos y que como reconoció el entrenador en jefe de los Packers, Mike McCarthy, en la recta final del partido siempre hicieron las jugadas decisivas.

Los Seahawks dieron una lección de lo que debe ser un campeón defensor, luchar hasta el último segundo, y por eso pudieron superar una desventaja de 0-16 que tenían en la primera parte, la mayor en la historia de la (NFL).

Lo anterior ya es historia, y ahora el objetivo de los Patriots y de los Seahawks es centrar de nuevo todas sus energías en lo que será un duelo inédito dentro de la competición del Súper Bowl, entre la dinastía más dominante de los últimos 15 años y el equipo que quiere seguir sus pases al ser el primero desde la temporada del 2004 que revalide el título de campeón.

El mismo que querrá arrebatarle los Patriots que buscarán el cuarto de su historia bajo la dirección del mariscal de campo Tom Brady y el entrenador en jefe Bill Belichick, que llegan al sexto Súper Bowl desde la temporada del 2000 cuando ambos comenzaron su carrera de Salón de la Fama, pero con las frustraciones de las derrotas sufridas en las temporadas del 2007 y 2011.

Por más brillo

Brady, de 37 años, que durante el partido ante los Colts batió otra marca de ser el mejor pasador de la NFL en la fase final, superó a Peyton Manning, trata de convertirse en el tercero en la historia en ganar cuatro anillos de Súper Bowl y unirse a los inmortales Joe Montana, su ídolo de infancia, y Terry Bradshaw.

Mientras que Belichick, el entrenador con más triunfos (21) en la fase final de la NFL al superar al legendario Tom Landry (20), quiere poner broche de oro a una carrera de éxitos permanentes que le han hecho merecedor a ser considerado por muchos como el mejor de todos los tiempos.