•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ESPN.com

Casi cinco años después y la misma historia, el acuerdo de Manny Pacquiao, la presión de Bob Arum en los medios, las altas expectativas, la fuga de información, los análisis de la pelea y un ultimátum, justo como ahora. Y, parece que como sucedió en julio de 2010, ahora tampoco aparecerá

Floyd Mayweather para responder al llamado del filipino y su promotor sobre la esperada pelea.

Por todo esto, porque ya saben que con Mayweather no funcionan los ultimátums, porque los últimos mensajes nos dicen que Floyd apunta más a una pelea con el puertorriqueño Miguel Cotto y la posibilidad que tendría de conquistar su sexta faja mundial en diferentes divisiones. Por todo eso, la oportunidad de ver a ‘Money’ y Manny en el ring se va desvaneciendo poco a poco.

El ultimátum que ha puesto Manny Pacquiao a Floyd Mayweather para responder, hizo recordar aquel que estableció en julio de 2010, cuando incluso se hizo una teleconferencia mundial en la madrugada del día 17, en espera de la respuesta del entonces llamado ‘Pretty Boy’.

Y no llegó el sí, dejando vestidos y alborotados a Pacquiao, a Arum y a decenas de periodistas que ansiaban la respuesta afirmativa de Floyd para pelear, entonces, el 13 de noviembre de 2010.

“No hubo acuerdo”, dijo entonces Arum a los medios conectados al teléfono; sin embargo, aclaró que ello no significaba que la pelea estuviera definitivamente ‘muerta’, pues dio un tiempo más a Floyd para dar el sí mientras él negociaba las otras opciones para Pacquiao.

Sin respuesta

Entonces el panorama era similar al de ahora, sin tomar en cuenta el nocaut del que sería víctima Pacquiao años después. Floyd acababa de ganar a Shane Mosley y Pacquiao a Joshua Clottey. Como ahora, el momento parecía ideal. De acuerdo con Arum, Pacquiao había acordado ya la bolsa, hacerse los exámenes antidopaje como había pedido Mayweather, incluso, pareció haberse solucionado el tema de una demanda que había interpuesto Manny por difamación sobre Mayweather y todo su equipo por el supuesto uso de drogas que mejoraban su desempeño.

Entonces, Bob Arum no negoció directamente con el equipo de Mayweather, solo lo hizo a través de HBO y su entonces presidente Ross Greenburg. Ahora parecen ser las dos televisoras, HBO y Showtime, las que están mediando en las negociaciones y las que están tardando un poco más de lo debido en llegar a un acuerdo para luego ir con Floyd.

Así que nada más falta que se cumpla el ultimátum y que Mayweather no responda, o, mejor aún, que finalmente se pronuncie en público Floyd y diga que sí o que no, y que elegirá a Miguel Cotto, en una revancha con tintes de historia para él y su carrera.