•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Guarden las velas, los lirios y los lamentos. No hubo funeral sureño. Tan groggy como Foreman en Zaire, el equipo que maneja Germán Mesa se levantó bruscamente de la lona, reabastecido de furia y desplegó una ofensiva intensa y productiva, que rápidamente estableció una sorprendente diferencia de 5-0, destrozando el pitcheo de Abraham Elvira, que pareció ingenuo. Los bateadores rivenses, dando la impresión de estar en Disney haciendo swing, continuaron su agresión contra el relevista Róger Marín, estirando la pizarra 7-0 con el zurdo José Escalona dibujando cinco ceros desde la colina de enfrente.

OTRA VEZ LO INESPERADO

Sin duda, el Más Valioso de esta serie es lo inesperado. Ha estado presente en casi todo, en lo bueno y lo malo, de día y de noche, y ayer se presentó en el propio arranque, quitándole intriga al quinto duelo. Resurgiendo llamativamente, Rivas se adueñó del partido y sus nervios no sufrieron alteración, ni siquiera cuando el Bóer con dos outs y bases limpias en el inicio del sexto inning fabricó par de carreras consecuencia del sencillo disparado por Valdés, cuchillada de Reyes colocando hombres en tercera y segunda, y hit impulsador de Juan Carlos Torres.

El 7-2 se veía tan lejos que no abría espacio para esperanzas, permitiéndole a Escalona enderezar su pitcheo, pese al golpe asestado a Sandor Guido en el séptimo. Después de una pausa en el sexto con dominio del sereno y eficaz Darrel Leiva, Rivas volvió a poner presión con hits de Dotel y Britton, pero sin anotar.

ELVIRA SALE HUYENDO

Un mal corrido entre segunda y tercera, facilitando el out de Vásquez simplificó el primer inning al zurdo Elvira, pero en el segundo se le abrió el piso después de ver llenarse las bases por golpe a Campbell, el primero de los cuatro hits conectados por Britton, y jugada de sacrificio y escogencia sobre empuje de pelota de Garth. Flay de sacrificio de Luany, hit productor de Joseph y un escape de bola del cátcher Torres estorbado por un intento de squeeze casi a ras de piso de Ramírez, colocaron al Rivas en ventaja 3-0. Un espaldarazo para el pitcheo de Escalona.

Cuando tienes al rival aturdido, hay que seguir golpeándolo, y es lo que hizo el Rivas en el tercero. Boleto a De Caster y doblete de Dotel, sacaron del montículo al zurdo Elvira, entrando el derecho Róger Marín. Un roletazo de Campbell y el segundo hit de Britton, produjeron dos carreras para ampliar a 5-0. Rivas había hecho circular a ocho hombres en las primeras tres entradas, manteniendo el rancho ardiendo y reduciendo a los Indios a casi nada.

NO HUBO COHETES

Por si estaba flotando alguna duda, Rivas agregó dos más contra Marín en el quinto con golpe a Dotel y cohetes de Britton y Garth, en tanto los Indios tuvieron aliento para agredir a Escalona con tres hits seguidos después de dos outs en el sexto, marcando par de carreras. La pizarra no volvió a moverse quedando sellado el 7-2 y la realización del sexto juego mañana, en Managua, con el relevo de Alexis Candelario.

Obviamente no se tiraron cohetes en Rivas, pero la reacción evitando el funeral, permite mirar con optimismo la próxima batalla. Anoche nadie reparó en que De Caster continuó en slump al fallar tres veces. Tampoco hubo lamentos por las ausencias de Ofilio Castro y Ramón Flores. Cuando se triunfa, todo tiene olor al perfume Dulce Gabanna.

Rivas vive. Eso es suficiente por ahora.