•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El reto es sencillo: Rivas tiene que ganar hoy en Managua (6:00 p.m.) como sea, para seguir con vida, en tanto el Bóer pretende hacerlo contra viento y marea, en busca de evitar un séptimo y decisivo juego. Frente a tantos imprevistos que hubieran hecho decir a Sócrates una vez más “solo sé que no se nada”, ustedes y yo entendemos las dos urgencias cuando el drama de esta final mal jugada pero cargada de emociones, llega a su punto neurálgico.

¿Se imaginan los dos equipos amaneciendo mañana con las sogas “acariciando” siniestramente sus cuellos? ¡Wow! Estupendo para los amantes del suspenso, lectores de Stephen King y seguidores de Quentin Tarantino.

RIVAS RESURGIENDO

¡Qué bien lució Rivas saliendo de la sala de cuidados intensivos pese a las ausencias de Ofilio Castro y Ramón Flores! ¿Volverá a hacerlo hoy? Esa es la intención frente al pitcheo que ofrecerá el derecho Paul Estrada, exitoso refuerzo indio quien ya hizo una advertencia trabajando más de seis entradas con solvencia.

Germán Mesa puede abrir con el zurdo Frank del Valle, y detrás, todos. A diferencia del Bóer, su equipo no tiene mañana asegurado y deberá tirar hasta su corazón en busca de la victoria. Colina dispone de un hándicap favorable que es ganar hoy o mañana, pero sabe que el planeta beisbol es de giros imprevisibles y no desea encontrarse, ni en la peor de las pesadillas, disputando un séptimo juego.

PESE A TODO, SE LE RESPETA

La más grande rareza de la serie es ver a Yurandel de Caster reducido a casi nada con solo un hit en 18 turnos para .056 de porcentaje, algo sencillamente insólito. Pero aún haciendo swing inútilmente debajo del nivel del agua, cada vez que aparece en el cajón de bateo se ve como una amenaza. No hay forma de faltarle al respeto a un artillero de ese calibre, capaz de encenderse en cualquier momento, y qué apropiado sería esta noche.

Lo peor el corrido en las bases. ¡Cuántos disparates! Incluyan tres outs en tercera base en el mismo juego, con hombres despegando de segunda sobre batazos de frente al short. “Kamikazes” puros, amantes del suicidio sin explicación.

El fildeo errático, otro factor. La cantidad de fallas perdonadas en las hojas de anotar, disimulan un poco lo catastrófico. Agreguen que Rivas usando dos receptores, siente que tiene abandonada la cobertura detrás del plato. La cantidad de bolas escapadas ha sido otro dolor de cabeza permanente.

¿Quién iba a decir que Darrel Leiva estaría tan efectivo como calmante de Colina, sin permitir carrera limpia en seis entradas? El bullpen indio, tan cuestionado, ha estado respondiendo frente a las exigencias.

NO HAY RESTRICCIONES

También Javier Colina está dispuesto a pelear el partido de hoy con todos los brazos disponibles, si la oportunidad de vencer aparece en pantalla, no como en el quinto duelo, cuando fue espantada drásticamente por el 7-0 en la pizarra.

Aún Rodney Rodríguez, el ganador de la triple corona, un excelente abridor en caso de ser necesario el séptimo juego, es material para utilizarse hoy en caso de circunstancias favorables, y por supuesto, los temibles Wilton López y Juan Carlos Ramírez. El objetivo de ganar a como sea, no aplica restricciones. De eso estamos claros.

EL FACTOR REYES

¿Qué hubiera sido del Bóer sin Raúl Flores en el ataque? Su importancia como elemento volátil desequilibrante, en medio de resultados angustiosos, ha sido mayúscula. Claro, por ahora, lo más significativo es el levante de voltaje del Rivas en el quinto juego, quizás algo fugaz, pero abriendo puertas, haciendo ruido, amenazando.

¿Qué es lo que veremos hoy en la continuación de una serie tan confusa? Eso es lo que yo quisiera saber. Tan gigantesca intriga, obliga a volcarnos sobre las ventanillas de boletos y llenar las tribunas del cansado y canoso Coloso de Concreto. Rivas y Bóer saltan a la trinchera cuchillo en mano, en busca de la victoria. El Bóer tiene respiro, por ahora. Pero si pierde hoy, se sentirá aguijoneado por la desesperación.