•  |
  •  |

El cubano Germán Mesa, mánager de los Gigantes de Rivas, reconoció que su equipo no estuvo a la altura que se necesita para ganar la final contra los Indios del Bóer. Mesa aseguró que les faltó bateo, y es que en realidad la explosividad de los artilleros sureños falló y el resultado fue sucumbir de forma estrepitosa en 6 juegos.

“Fue una muy buena serie, el Bóer jugó mejor que nosotros y mereció la victoria. Fallamos en la ofensiva, no estuvimos a la altura y eso nos llevó a la derrota, ese fue el talón de Aquiles del equipo. Una temporada regular es diferente a unos playoff, así es el beisbol”, dijo Mesa, quien considera que perder la final no es un fracaso y que de los errores van a aprender de cara a la próxima temporada.

Arranque les afectó

Mesa confesó que las cuatro carreras que el Bóer anotó en el primer inning, producto de los jonrones de Jimmy González-con dos en circulación- y del dominicano Raúl Reyes, les afectó anímicamente, tomando en cuenta que estaban en territorio rival y que golpearon inesperadamente al brazo que tenía la mejor pistola de su equipo, Frank Del Valle.

“Arrancar con cuatro carreras en contra golpea mucho en el inicio del partido. Esto no es un fracaso, de esto hay que sacar experiencia. De las derrotas se aprende, hay que ver en qué fallamos y en base a eso ver cómo mejoraremos la próxima temporada”, agregó el cubano, quien felicitó a varios jugadores del Bóer luego del partido.

1-1 es el balance de los Gigantes de Rivas en la Liga de Beisbol Profesional Nacional. El año pasado se coronó contra el Bóer, pero esta vez sucumbió ante el mismo equipo.