•  |
  •  |

Por 12 minutos, Klay Thompson se convirtió en un relámpago permanente iluminando la Arena de Oakland y cobijando con el manto del asombro a casi 20 mil aficionados que estuvieron saltando sobre sus butacas, mientras su canasteo frenético producía locura la noche del viernes.

Thompson, por cumplir 25 años, una escogencia de primera ronda en el turno número once del draft NBA del 2011, detuvo el planeta baloncesto marcando 37 puntos en el tercer cuarto del partido que su equipo Golden State, el mejor de la temporada por amplio margen, le ganó a Sacramento 126-101.

A diferencia del impacto producido por Thompson en la última semana, la noche de los 100 puntos de Wilt Chamberlain con los Guerreros de Filadelfia, la asistencia en la Arena de Pensilvania para presenciar el partido contra los Knicks no llegó a cinco mil y no hubo transmisión por televisión. El mundo tardó en percatarse de la hazaña.

GRAN RETO

Thompson que en octubre firmó una extensión de tres años por 70 millones de dólares con Golden State, estaba registrando un arranque lento, cuando apareció envuelto en llamas en el tercer cuarto, después de fallar su primer intento. Realizó trece disparos, todos adentro, incluyendo nueve de tres puntos, en ruta hacia una marca personal de 52 en un juego, total sólo alcanzado hasta hoy por Mo Williams, un veterano de 32 años y 12 temporadas con el Timberwolves de Minnesota, también en este mes de enero.

Sus compañeros, al verlo tan encendido, decidieron jugar para él en una actuación demoledora y fantasiosa, solo posible en Nintendo. Ese insólito total de 37 puntos en 12 minutos, podría permanecer por los siglos de los siglos pese al furor de canasteros como Kevin Durant, Anthony Davis, James Harden, Kyre Irving y Rusell Westbrook, sin obviar por supuesto a Lebron James. Se trata de un gran reto para ellos.

“Nunca pensé ser dueño de una marca de todos los tiempos en la NBA”, dijo Thompson evidentemente sorprendido de ese crecimiento tan súbito como espectacular.

Cuando falló su primer disparo en el último cuarto, la multitud de pie, lo ovacionó estrepitosamente. Después de marcar y fallar tres intentos, fue retirado con 52 puntos. Solo estuvo en la cancha 33 de los 48 minutos totales.

37 puntos marcó Klay Thompson el viernes para adueñarse del récord de más puntos anotados en un cuarto en la historia de la NBA.