•  |
  •  |

Los Cavaliers han puesto la directa y poco a poco están disipando las dudas que hace apenas 15 días les atenazaban en ausencia de LeBron James.

El Rey ha vuelto a lo grande y este domingo lo ha demostrado otra vez con una exhibición ante uno de sus enemigos más íntimos, los Thunder (108-98). Gracias a los 34 puntos de LeBron, adornados con 7 rebotes, 5 asistencias, 1 robo y 2 tapones, Cleveland enlaza ya seis victorias (6-1 tras el regreso de James) y escala en la Conferencia Este en busca de un mejor puesto de cara a los playoffs.

A Oklahoma City no le sucede lo mismo, da pasos adelante, pero también atrás (dos derrotas seguidas y 5-5 en los últimos diez encuentros), y así continúa lejos de la pelea por la postemporada 22-22, a cuatro o cinco triunfos de los Suns, que son octavos ahora en el Oeste.

El vigente MVP, Kevin Durant, firmó 32 tantos, pero tuvo que hincar la rodilla ante su predecesor, un LeBron cada vez más feliz en casa, al que ayer rodearon con acierto Kyrie Irving (21 puntos), Kevin Love (19 y 13 capturas) y un J.R. Smith al alza (14). Los Thunder movieron bien el balón (26 asistencias), pero no supieron parar a King James ni en los momentos en los que era más previsible que asumiera la responsabilidad en ataque.

En el arranque mandó Oklahoma (20-26), pero en el segundo cuarto Cleveland dio la vuelta al marcador para irse al descanso con 8 de ventaja (57-49). El duelo transcurrió igualado hasta el último periodo, cuando LeBron dio un golpe encima de la mesa anotando los primeros ocho puntos de su equipo para poner a los Cavs 90-81.

Russell Westbrook (22 tantos) y Serge Ibaka (15 y 10 rebotes) intentaron resistir a base de triples, pero Love e Irving les pagaron con la misma moneda para asegurar otro triunfo del equipo de Ohio, que cada vez convence más a su gente, empezando por el discutido David Blatt.