•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Roberto Arriaza (10-0, 9 nocauts) no dejó dudas la noche del viernes. Esta vez la historia no fue diferente en cuanto al resultado; ese sentido, sin demostración sobre el ring, el chinandegano noqueó al costeño David Bency (2-5-1, 1 nocaut) en el tercer combate más importante del cartel pugilístico que organizó Pinolero Boxing en el Centro de Convenciones del Hotel Hex, de Managua.

Arriaza demostró poder, técnica, aguante y corrigió cuando se metió en el precipicio del error al pelear en corto contra un Bency más pequeño de estatura, corto de alcance, pero persistente como una mosca que quita la paciencia a cualquiera. Sí, Bency, ese muchacho con un récord engañoso ha sido el rival indicado para que Roberto explote sus virtudes y desnude sus carencias.

Se habían enfrentado el año pasado en Matagalpa, donde ganó Arriaza por decisión dividida. Era el primer rival que por primera vez no caía a sus pies, pero el viernes dobló sus piernas ante el rey. Arriaza lució mejor, utilizó combinaciones de tres a cuatro golpes, su jab estuvo solvente, el gancho fue como un cuchillo cortador de hígado, y el uppercut de derecha fue ejecutado con maestría al mentón del costeño, quien caminó como un borracho hacia atrás después de ser estremecido y cayó a la lona en el quinto asalto, perdido en el mundo de las estrellas.

Mejoró mucho

Más que la victoria, lo importante fue la mejoría que mostró en el ring. Ante Bency se vieron los resultados de guantear con Walter Castillo, un peleador rápido de manos y técnico. Este no era el Arriaza estático, frontal, dependiente de su poder como en otras ocasiones, antier se le vio más intenso y con más recursos. En lo único que se equivocó fue cuando decidió pelear en corto; allí sufrió las embestidas de Bency en las cuerdas, sin embargo corrigió manteniendo la distancia y sus combinaciones fueron más efectivas.

Triunfo solvente de Arriaza, que despierta ilusiones de convertirse en un peleador de élite en 147 libras, una categoría que no es multitudinaria en Nicaragua. Brilló el chinandegano, que se mantiene invicto como una promesa vigente y campeón nacional welter.

Campeón Juvenil

En la pelea estelar, Junior Ramírez derrotó por decisión unánime al mexicano David Rangel, adjudicándose el título mundial juvenil plata superligero (140 libras) avalado por el Consejo Mundial de Boxeo, CMB.

Antes de iniciar el combate estelar, el cuatro veces campeón mundial panameño, Roberto “Manos de Piedra” Durán, recibió un reconocimiento por parte de Pinolero Boxing debido a su trayectoria, al igual que el periodista panameño Daniel Alonso, del reconocido programa Lo Mejor del Boxeo.