•   Melbourne  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La estadounidense Serena Williams, número 1 mundial, logró su 19º torneo de Grand Slam al ganar el Abierto de Australia 2015 batiendo en la final a la rusa María Sharapova (N.2), en dos mangas por 6-3 y 7-6 (7/5), este sábado en Melbourne.

Serena, de 33 años, supera con sus 19 ‘grandes’ a sus compatriotas Chris Evert y Martina Navratilova, quedando a tres del récord de títulos del Grand Slam desde el comienzo de la era Open (1968) que tiene la alemana Steffi Graf (22).

“Estoy muy emocionada por este título. Estar aquí con 19 torneos es algo que nunca pensé que ocurriría. Fui a las pistas con una pelota y una raqueta, tenía una esperanza, era todo lo que tenía”, dijo Serena en la entrega de trofeos sobre sus inicios.

Este triunfo supone el segundo Grand Slam consecutivo para la pequeña de las hermanas Williams, que en septiembre ganó el US Open.

Seis coronas

Además es su sexta corona en Melbourne, donde había ganado por última vez en 2010. Lesionada en 2011, no había brillado en las tres últimas ediciones.

Su victoria de este sábado es la 16ª consecutiva que consigue ante Sharapova. Serena dominó gracias a un espectacular servicio (18 saques directos) y a una gran agresividad en sus golpes durante todo el duelo.

“Tengo que felicitar a Serena, está haciendo historia y jugando su mejor tenis. No la he ganado durante mucho tiempo, pero me encanta cada vez que salto a la cancha ante ella porque es la mejor y como tenista me gusta jugar contra las mejores”, señaló Sharapova, al borde de las lágrimas durante la entrega de trofeos.

Durante el segundo aumentó su nivel de juego y fue capaz de hacer frente a la potencia de Serena, que acabó imponiéndose en el tie break con un segundo saque directo.

Mucha tensión

La reina de la WTA se aprovechó de la aparente tensión con la que Sharapova, que hace una década que no gana a Serena, afrontó el choque. Agresiva al resto, la estadounidense sacó partido de la timidez inicial de la rusa.

Enfrente Serena, iluminada, ganaba sus parciales con gran seguridad, logrando 15 aces en la segunda manga (203 km/h). Cada vez que Sharapova se acercaba al break, la tenista de Michigan respondía con su arma favorita, un saque imparable.