•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con mucho positivismo, el ánimo de resarcirse de la mala actuación del pasado año, y todas sus estrellas, el equipo Vegueros de Pinar del Río, campeón del beisbol de Cuba, fue el primero en pisar suelo puertorriqueño ayer para la Serie del Caribe de béisbol.

Luego de algunos contratiempos con el visado estadounidense para ingresar a Puerto Rico, la novena cubana arribó en la tarde del sábado al aeropuerto internacional Juan Muñiz Marín, donde fue recibido un pequeño grupo de entusiastas seguidores del béisbol, encabezado por la alcaldesa de San Juan, Carmen “Yulin” Cruz.

“Bienvenidos a Puerto Rico. Esta isla les recibe con los brazos abiertos”, dijo la alcaldesa a la delegación cubana, encabezada por Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de béisbol, y Alfonso Urquiola, mánager del equipo.

Cuba, que compite por segundo año consecutivo en la llamada Pequeña Serie Mundial del Béisbol, debutará mañana ante el campeón defensor, el club mexicano Naranjeros de Hermosillo, en el partido que inaugurará la competencia en el estadio Hiram Bithorn de San Juan.

Bien reforzados

“El objetivo nuestro lógicamente es ganar. Sabemos que es un poco difícil, pero llegamos bien preparados para todo”, dijo Urquila, rodeado por varios periodistas.

“No es un objetivo de ahora, es de todos los campeonatos en que competimos. Salimos en cada juego a darlo todo y tratar de ganar. Nos hemos preparado bien, estamos bien reforzados tanto en la ofensiva como en la defensa y saldremos a jugar para ganar”, comentó el mentor cubano.

Cuba, una de las fundadoras de las Series del Caribe a mediados en 1949, había reingresado a la competencia el pasado año en la edición en Venezuela, luego de 53 años de ausencia, motivada por la decisión del gobernante Fidel Castro de eliminar el deporte profesional en la isla.

Pero la actuación del campeón Villa Clara fue muy pálida al lograr un solo triunfo y quedar en último lugar.

Urquiola explicó que ahora Cuba cuenta “con un equipo de mucho balance tanto en la ofensiva como en la defensiva, especialmente en el bateo”.

“Tenemos toda la información de los otros equipos, pero la realidad es que única verdad está en el terreno de juego. Este es un equipo bien reforzado y hemos trabajado duro en los últimos días para conseguir un conjunto acoplado”, indicó el exmentor del equipo Cuba en 1998, 1999 y 2011.

Urquiola destacó el aporte ofensivo que darán toleteros como los refuerzos Alfredo Despaigne, Yulieski Gourriel, Alexei Bell y Frederich Cepeda.

El cuerpo monticular, el talón de Aquiles de las novenas cubanas de los últimos años, parece no preocupar al dirigente cubano.

“Hay muchachos jóvenes, saludables y con buenos recursos, que con la conducción adecuada pueden dar mucho en el terreno”, añadió Urquiola, un ex estelar segunda base de aquellos equipos de Cuba que en la década de 1970-80 ganaban todos los títulos disponibles a nivel mundial.