•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, fue imputado este martes por un presunto delito fiscal en el fichaje del brasileño Neymar, un escándalo que podría llevar a juicio al exdirigente Sandro Rosell y al propio club.

Según el auto del juez, Bartomeu podría haber cometido un fraude de 2,845 millones de euros en el ejercicio del año 2014 por no pagar a la Hacienda pública los impuestos correspondientes a un pago de 5 millones al jugador brasileño relacionado con su fichaje en 2013.

Llegado al cargo en enero de 2014, Bartomeu deberá declarar el próximo 13 de febrero ante el juez instructor, Pablo Ruz, en la Audiencia Nacional de Madrid, la principal instancia penal española. El mismo día lo hará un representante del club, también imputado.

La investigación sobre este fichaje, que está suponiendo un embarazoso ‘vía crucis’ judicial para el club azulgrana, forzó hace un año la dimisión de su entonces presidente Sandro Rosell y puede complicar ahora la reelección de Bartomeu en las elecciones de final de temporada.

El origen del escándalo es el monto pagado por la incorporación de la estrella del Santos en mayo de 2013. Anunciado oficialmente por 57 millones de euros, la justicia española sospecha que la operación resultó mucho más cara.

Según un auto conocido el jueves, la fiscalía estima en 86.2 millones de euros el dinero pagado en el fichaje de Neymar lo que, sumados a los 12 millones que el club habría evadido en impuestos, llevarían el coste de la operación a los 94.9 millones de euros.

La decisión del magistrado sigue las tesis del fiscal José Perals Calleja, que el lunes pidió a Ruz la imputación del actual presidente por un presunto delito fiscal en el ejercicio del año 2014.