•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • As.com

El precandidato a la presidencia del FC Barcelona Agustí Benedito ha asegurado este miércoles que la gestión del fichaje de Neymar por parte de la actual Junta Directiva del presidente Josep María Bartomeu, y anteriormente con el expresidente Sandro Rosell, es “nefasta e inadmisible”. Además, ha lamentado la actitud “soberbia” de la entidad frente a la FIFA por el caso de la sanción.

“Neymar es un jugador realmente excepcional, que es de las figuras grandes de los próximos años en el Barsa, pero la gestión del fichaje por lo que hace a la transparencia: nefasto, realmente inadmisible”, aseguró Benedito en una entrevista a ‘Goal’ recogida por Europa Press.

Para el precandidato, que ya fue candidato en 2010 y quedó segundo por detrás de Rosell, este es un “ejemplo más” de falta de transparencia, algo “imperdonable e inadmisible”. “No acaban de decir la verdad, explican todo a medias, nos vamos enterando poco a poco. Lo que eran 17 millones fueron 57 que luego fueron 87 y estamos en más de 110 o 115, tenemos al Barsa imputado por delito fiscal por causa de este contrato, de este fichaje”, argumentó.

En cuanto a la sanción de la FIFA de no poder fichar hasta enero de 2016, cree que se podría haber hecho mucho mejor. “Lo que seguro se podría haber evitado son los errores que dieron lugar a la sanción. Las cosas se pueden hacer bien o se pueden hacer mal. Y pudiéndolas hacer bien, es muy triste que las hagamos mal. Esto fue el primer error”, lamentó.

Crítico

“La primera vez que FIFA empieza a investigar y pedir información, tú debes tener también la capacidad de gestionar esta situación. Y yo creo que un modelo de enfrentamiento con la FIFA, casi diría de soberbia, de prepotencia con la FIFA, yo creo que acaba siendo perjudicial para el Barsa, que es donde estamos ahora”, ahondó en este sentido.

Asimismo, criticó que Bartomeu y su Junta hayan sido prepotentes. “Creo que ellos, cuando reciben la carta en el mes de noviembre 2013, deberían haber ido a Zurich a hablar con la FIFA. Una posición de no responder, de no decir nada, de enviar mensajes casi de enfrentamiento, yo creo que ha sido una posición táctica errónea”, indicó.