•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, presidió ayer el acto de bienvenida a los campeones de la Serie del Caribe y calificó su victoria como “la más importante de la última década” para el beisbol de la isla.

El triunfo del monarca cubano, Vegueros de Pinar del Río, en la edición 57 de la Serie disputada en Puerto Rico, “es la victoria más importante en la última década y tal vez en más tiempo para el beisbol cubano”, dijo Díaz-Canel en el acto de recepción, transmitido en vivo por la televisión cubana.

“Es una victoria muy significativa en los tiempos actuales” y “muy importante para el presente y futuro del beisbol cubano y de nuestro deporte”, añadió, al transmitir a los beisbolistas “el saludo y la felicitación” del presidente Raúl Castro.

Vegueros se llevó el título al derrotar el domingo pasado en la final 3x2 a los Tomateros de Culiacán de México, lo que marcó el regreso de Cuba al trono de ese torneo regional después de 55 años.

El equipo cubano tuvo un mal comienzo en el torneo regional y apenas pudo avanzar a la segunda fase, pero luego mejoró derrotando sucesivamente a las poderosas novenas de los Caribes de Venezuela 8x4 en semifinales y los Tomateros de México en la final.

Cuba retornó a la Serie del Caribe el año pasado en Margarita (Venezuela), pero entonces ocupó el último lugar entre los cinco competidores.

Golpeado por una ola de deserciones de sus principales estrellas, muchas de las cuales brillan hoy en las Grandes Ligas de Estados Unidos, el beisbol cubano no ganaba un título internacional importante desde el Mundial de Holanda-2005.

En la bienvenida también participaron el presidente del Comité Olímpico Cubano, José Ramón Fernández, y el presidente del Instituto Cubano de Deportes, Antonio Becali, así como funcionarios del gobernante Partido Comunista (único).