•  |
  •  |

Henry Burton creció viendo a su padre, combinando el trabajo de la finca con la pesca. Una vida sencilla pero sin complicaciones. Son seis hermanos (dos varones y cuatro mujeres), todos dedicados de una forma u otra en ayudar a sus progenitores, Henry y Norman Lavan.

“Es la única manera de sobrevivir, sembrando y pescando. Eso mismo hago cuando no estoy jugando al beisbol”, explica el primera base de los Dantos, considerado por su entrenador, Stanley Loáisiga, el zurdo de más poder en el beisbol actual. Cuando le digo lo que piensa su instructor, su rostro no muestra alegría, a pesar que hace su mejor esfuerzo por expresar, con el poco español que habla, y agradece los halagos a Stanley.

No pasó mucho tiempo para que Burton convirtiera la pesca en su ‘deporte favorito’, “me gusta tanto pescar como jugar beisbol. Siento la pesca como deporte porque también a como hay días buenos, hay malos y hay que saber manejarlos”, explica. De esos días buenos pueden sacar desde 80 hasta 100 libras de pescado. Muchas de esas libras son del conocido pescado tapón.

“Es muy delicioso”, aclara Burton y agrega: “Pero no creas que da mucho dinero. En Laguna de Perlas pagan poco por el pescado y solo queda para sobrevivir”, cuenta con una expresión en su rostro como de satisfacción.

POCO CHANCE

Pero ese rostro le cambia cuando explica cómo llega al beisbol de Primera División. “Es difícil jugar beisbol acá cuando en Laguna de Perlas no llega nadie a observarte. Puedes tener calidad pero nadie te mira y no pasa nada”. Sin embargo, le llegó su chance y lo aprovechó con los Dantos, algo que hubiera deseado que también ocurriera con su hermano, Richard Burton.

“Él juega bien en tercera, segunda y short, pero vino a los Dantos y, como pasa en algunos equipos tienen a sus jugadores favoritos, no pudo seguir”, explica. Burton también comenta que él ha vivido momentos difíciles cuando jugó en Granada con el equipo de la Liga Profesional. “Hay jugadores que hablan cosas en contra de su ‘compañero’ y eso hace daño, por eso no avanza este beisbol. No debiera ser así con el pelotero joven”.

Burton despegó el primer fin de semana en el Pomares con dos jonrones ante la Costa. Lo más impresionante fue el poder con el que los disparó, según Stanley, con más fuerza de la que lució en su momento Nemesio Porras, Próspero González y ahora Renato Morales y Sandor Guido.

24 años tiene Henry Burton, cinco de ellos jugando en el Campeonato “Germán Pomares”.