•  |
  •  |
  • END

El destino ha sido generoso con los amantes del buen fútbol, al poner al “clásico” pinolero una vez más en una final, ahora en el cierre del Torneo de Apertura del Nacional de Fútbol.
El campeón Real Estelí y los Caciques del Diriangén afinan sus armas para protagonizar sus duelos números 121 y 122 de su historia, pero ahora con el título de por medio.
Durante la etapa regular, ambos equipos se enfrentaron dos veces, en los que prevalecieron los Caciques, con un triunfo 3-2 y un empate a tres goles.
En el aspecto individual, los goleadores emblema de ambas escuadras mostraron su valía y productividad. Por el lado diriambino destacan tres goles del hondureño César Salandia, dos al panameño Raúl Leguías y otro al costeño Armando Reyes.
Del lado esteliano, el hondureño Aníbal Martínez anotó tres veces ante los diriambinos. Rudel Calero y Elmer Mejía hicieron los otros goles.
Lo curioso es que el goleador Ricardo Vega, que marca 22 goles en el torneo, todavía no le anota al Diriangén.
Los estelianos, fieles a su costumbre de jugar, vencer y convencer, fueron más sólidos a lo largo del Apertura. Ganaron 14 partidos, empataron tres y perdieron uno, casualmente contra Diriangén, ante los que esperan ajustar cuentas. Anotaron 51 goles, aceptaron 19 y acumularon 45 puntos. En la semifinal Estelí fue inclemente ante Bluefields, al que goleó 3-1 y 3-0.
Diriangén obtuvo diez triunfos, siete empates y una derrota 2-0 ante el eliminado Deportivo América; hizo 36 goles y permitió 19, con 37 unidades cosechadas. Eliminó al Walter Ferreti en la semifinal venciéndolo 3-1 y 1-0.