•   Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Bayern Múnich empató a cero goles en su visita al Shakhtar Donetsk en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, pese a jugar los últimos 25 minutos en inferioridad por la expulsión del español Xabi Alonso por doble amonestación.

Como era de prever antes del encuentro, los bávaros monopolizaron el balón al inicio del partido (70% en la primera media hora) y los ucranianos buscaban rápidas contras para sorprender al Bayern.

Robben, Ribery y Müller, la tripleta de ataque formada por Pep Guardiola (que dejó en el banco al polaco Robert Lewandowski) combinaban constantemente en el frente tratando de encontrar el fallo en la defensa ucraniana, pero esta se mostró muy segura en toda la primera parte, sin conceder al rival claras ocasiones de gol.

El Shakhtar defendió bien, sí, pero en ataque apenas creó peligro y el brasileño Luiz Adriano, máximo goleador de la primera fase de la Champions con 9 goles, estuvo muy solo para hacerle verdadero daño al Bayern.

Un disparo al arco alemán fue todo el bagaje ofensivo de los ucranianos en el primer periodo, por cinco de los germanos.

En el tramo final de los 45 primeros minutos el partido se fue endureciendo, una tónica que continuó en el inicio de la segunda parte, con Ribery metido en todas las trifulcas y con el árbitro español Alberto Undiano Mallenco tratando de poner orden a base de tarjetas.

Un disparo local en todo el partido

Víctima de ese endurecimiento, Xabi Alonso vio la segunda tarjeta amarilla por una entrada por detrás al brasileño Alex Teixeira y dejó a su equipo en inferioridad desde el minuto 65 del partido.

Pese a quedar 25 minutos por delante, jugar en casa (aunque el encuentro se disputó en Lviv por el conflicto armado en la zona de Donetsk) y estar en superioridad, los hombres que entrena el rumano Mircea Lucescu no se volcaron sobre el arco rival y no dispararon una sola vez tras la expulsión de Alonso.

Viendo el panorama, el Bayern debió pensar que el 0-0 no era tan malo teniendo en cuenta la vuelta que se jugará en el Allianz Arena de Múnich el próximo 11 de marzo, y se limitó a defender la igualada hasta que el árbitro señaló el final de un encuentro de escasa calidad técnica, pocas ocasiones de gol y mucho juego subterráneo.

"Hemos tenido algunos problemas esta noche en ataque. No hemos podido jugar como esperábamos. Pero aún queda el choque de vuelta, así que los detalles serán decisivos", declaró Mario Goetze tras el partido.

"Habría sido genial si hubiéramos marcado hoy", lamentó el germano.

[Te interesa: El París SG y el Chelsea empatan a un gol]