•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el beisbol casero de Miami, el tiempo pasa como en la inolvidable película “Casablanca”, pero siempre quedará, no París como le decía Humprey Bogart a Ingrid Bergman, sino el recuerdo de Carlos García. Ese fue el sentir ayer en esa ciudad tan poblada de pinoleros que han seguido las huellas de la llamada Liga Nica, identificándose con el evento que se ha realizado sin interrupción año tras año y que ahora, ampliada y con variantes, maneja ese incansable activista que es Léster Avilés. Es parte de la herencia beisbolera dejada por quien ha sido, sin el menor titubeo, el más grande de todos los dirigentes deportivos vistos en el terruño.

Cuenta Léster, presidente de la liga desde 1995, que aquel 22 de febrero de 1987, con más de cinco mil aficionados poblando las tribunas del legendario estadio “Bobby Maduro”, que fue sede de los entrenamientos primaverales de los Orioles de Baltimore, se cantó el Play Ball con la presencia de los equipos Bóer, Granada, Chinandega, San Fernando, Estelí, León, Costa y Rivas, todos con peloteros nicaragüenses, contando con el apoyo del Gobierno de Florida.

HOY NO SOLO NICAS

Cuando Carlos García llegó a Miami en 1985 buscando como “maquillar” su presente y darle forma a un difícil futuro, decidió darle forma a un torneo de beisbol y formó un equipo de trabajo con Léster, Mario Miranda, José María Martínez, Tito Rondón, Antonio Paredes, Eddie Hooker y otros colaboradores de mayúscula importancia.

A lo largo de 28 años se han producido cambios forzados por las circunstancias. Todo fluye, todo cambia, nada permanece intacto, decía Heráclito mientras el planeta se movía. Ahora la liga no es de solo nicas. Se han incorporado peloteros de otras nacionalidades fortaleciéndola. Carlos García, progresista, también les hubiera abierto espacio.

ELEVANDO EL NIVEL

Se trata, desde 1998, de una liga latina con fuerte base nica, agregando a cubanos, venezolanos, dominicanos, mexicanos y otros peloteros de estos lados. Es un evento en el que han estado en acción jugadores como Ariel Prieto, Eddie Oropeza, Michael Tejera, Ronnie Belliard, Ramón Martínez --el hermano de Pedro--, Al Simon y muchos más, que han elevado el nivel de competencia y multiplicado el interés, llegando a participar en torneos interestatales.

Con el eficiente aporte de Carlos Mena y Tito Rondón en su equipo de trabajo, Léster Avilés ha estado empujando el proyecto con pretensiones de extenderlo, incluyendo la posibilidad de conseguir financiamiento para construir un estadio, vieja idea que podría ser materializada con el crecimiento sostenido del proyecto que puso en marcha Carlos García en 1987. Otra huella visible de su trabajo.