Pablo Fletes
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Qué bien que Floyd Mayweather y Manny Pacquiao llegaron a un acuerdo para enfrentarse el próximo 2 de mayo en Las Vegas. Es una pelea que todos queremos ver, pero el asunto estaba llegando a un punto de aburrimiento, porque todo mundo hablaba de fechas y los protagonistas no llegaban a un punto de entendimiento.

Ciertamente, esa es la pelea que todos queremos ver en el boxeo actual. Es una pelea atractiva, por la calidad de ambos oponentes, pero particularmente no espero una pelea épica que se grabe en nuestro recuerdo como Ali-Frazier, Ali-Foreman, Leonard-Durán, y para nosotros en Nicaragua Alexis-Olivares, Alexis-Mancini, Rosendo-Finito 1 y 2, por mencionar algunas.

Mayweather y Pacquiao estarán envueltos en una selva mediática, con mucha información cierta y falsa en muchas ocasiones. Se le dará los principales espacios noticiosos, pero eso no asegura que sea una pelea brillante.

Imagínense a Mayweather con su estilo extremadamente cauteloso, dominando a Pacquiao a distancia, sin arriesgar el físico, como tantas veces lo ha hecho a lo largo de su carrera.

Y está bien, el “Money” cuida su integridad física y como tiene las herramientas para conservarse, lo hace en gran manera.

A Pacquiao me lo imagino tratando de forzar la pelea adentro, llamando a Mayweather a intercambiar metralla.