•  |
  •  |

El artista del ring capaz de deslumbrar con sus puños, Román “Chocolatito” González (41-0, 35 nocauts) enfrentará al mexicano Valentín “Picoco” León este sábado en el puerto Salvador Allende. El azteca es un rival que en teoría no tiene nada para complicar al tricampeón mundial; sin embargo, el entrenador del nica, Arnulfo Obando, considera que sería un error menospreciarlo.

León es un pugilista de 35 años que acumula 36 victorias, 28 derrotas y 3 empates.

Preparación óptima

En su registro tiene varios enfrentamientos contra excampeones mundiales: Iván Calderón, Ulises Solís y Brian Viloria. De manera que tiene mucha experiencia y seguramente intentará darle batalla a González, aunque parece una misión casi imposible.

“Veremos a un Román idéntico al de otras peleas. Hicimos 90 rounds de esparrings, como si se tratara de una pelea titular, de manera que la preparación es óptima. Román tiene un compromiso en mayo, cuan-do defienda su título mosca del CMB, y esta pelea contra León es para calentar motores porque no puede pasar tanto tiempo inactivo”, comentó Obando, quien después señaló que se ha trabajado en mejorar la defensiva de su pupilo.

“Hemos trabajado muchísimo en la defensa, superar las debilidades. Pasar más golpes, realizar más movimientos de cinturas, los giros laterales izquierda y derecha, el paso atrás, entre otras cosas. El objetivo es que vaya complementando nuevos aprendizajes”, agregó el adiestrador.

“La realidad de las cosas es que Román nunca ha salido a noquear. No podemos confiarnos de ningún adversario, seguramente León vendrá con la ambición de derrotar al “Chocolatito”, porque sabe que derrotarlo lo catapulta a mejores peleas. León es un hombre de mucha experiencia: ha enfrentado a muchos ex campeones mundiales”, señaló Obando.

Llega el mexicano

León arribará hoy a tierras pinoleras y mañana tendrá su primer cara a cara con Román, en la conferencia de prensa que se realizará en un hotel capitalino. Tras su sesión de entrenamiento de ayer, Román subió a la báscula y marcó 120 libras. El combate está pactado en 115 con una libra de tolerancia.