•  |
  •  |
  • END

Manuel Esquivel / END
Flavio Da Silva reta a Estelí.Mariano López
Las semifinales del torneo de fútbol Apertura 2008 enfrentarán a las dos franquicias más añejas del balompié pinolero, Diriangén y Real Estelí, contra dos de los equipos novatos llenos de ambiciones que en sus plantillas presentan a jugadores dispuestos a dejar en el camino la historia y demostrar que lo nuevo es mejor.

Diriangén, con 93 años de experiencia y 25 títulos acumulados, mediará fuerza ante Deportivo Ocotal, que apenas va a su segunda semifinal. La primera fue en el pasado torneo de Clausura ante Walter Ferreti, serie que perdió al caer 1-0 y empatar 1-1 el otro.

Con ese pequeño antecedente, con jugadores gallardos y un técnico capaz como Mario Alfaro, Ocotal pretende pasar encima de la escuadra diriambina, que tras dos años de sequía, busca su regreso a la final.

La otra serie enfrenta al más temible de los rivales, el Real Estelí, con seis coronas en su vitrina y un personal sobresaliente en el balompié pinolero, para medir fuerza y poner a prueba la calidad y capacidad de VCP Chinandega, que ha llegado a Primera División no para participar, sino para competir a lo grande.

El equipo chinandegano, propiedad de Vicente Padilla, tiene una plantilla que intimida al más feroz de los adversarios. Presenta un núcleo compacto en todos los sectores del terreno con jugadores que hacen la diferencia, y un técnico competente, astuto y estudioso de las cualidades y virtudes del adversario, como es Flavio Da Silva.

VCP, debutante en nuestro máximo nivel del fut, está listo para disputarles a los monarcas defensores el pasaporte a la final. Estas semifinales son entre la experiencia y la ambición. ¿Quién prevalecerá?