•  |
  •  |
  • END

Instalado indiscutiblemente en la cima del boxeo, hay dos peleas de Manny Pacquiao que provocarían un interés mayúsculo, tanto como el duelo Héctor-Aquiles que nos graficó Homero: una contra Floyd Mayweather; la otra, frente a Ricky Hatton.

¿Saldría Mayweather de su retiro con la capa de Manolete en busca de torear a Pacquiao? Es una tentación muy fuerte para un púgil todavía joven, no golpeado, no vencido, no incomodado, como es Floyd.

¡Con qué satisfacción pagaríamos por ver ese combate, sin importar el costo!
Seamos claros, por ahora lo más viable es enfrentar al filipino con el británico Ricky Hatton, en las 147 libras. Antes de pelear con De la Hoya, el zurdo Pacquiao había manifestado que se establecería un rato en las 140 libras en busca de agregar otra corona, para estudiar la posibilidad de ir a las 147.

¿Llegará Pacquiao a ser considerado mejor que el inmortal Henry Armstrong? Elevarse desde las 112 libras hasta las 147, dominando cada casillero, no tiene precedente, pero lo de Armstrong fue prodigioso: ser campeón en tres categorías diferentes al mismo tiempo, cuando no existían las categorías junior.

Armstrong se coronó en pluma, ligero y welter, moviéndose entre 126 y 147 libras, trayecto que ocupan hoy cinco categorías, en el transcurso de sólo diez meses entre octubre de 1937 y agosto de 1938. Hoy, una proeza de ese tipo es una misión imposible hasta para Tom Cruise en la ficción...

Dos meses mayor que Pacquiao, el británico Hatton es un 147 libras impresionante, con capacidad de agresión y mucho poder, pero sin las variantes y la habilidad del filipino.

La combatividad sin pausas de Hatton ofrece un gran atractivo de llegar a concretarse el combate.

“Puedo pelear con él, no hay problema”, dijo Pacquiao, agregando que lo necesario es un buen contrato. “De lograrse eso, peleo donde el quiera”.

Con tres grandes peleas este año: la realizada por el título de las 130 libras derrotando a Juan Manuel Márquez, el combate titular en 135 liquidando a David Díaz, y esta victoria unilateral sobre Oscar de la Hoya; debe ser el boxeador más destacado del año 2009.