•  |
  •  |
  • END

Al muy estilo de Ricardo “El Matador” Mayorga, el peso completo Evans Quinn habló hasta por los codos de su rival, el norteamericano Tipton Walker, a quien se medirá este sábado en el Alexis Argüello y de quien dijo no aguantará la embestida de un boxeador de su calidad.

Walker, con cara atónita por lo que decía Quinn en español y luego inglés, menospreció a su oponente, asegurando que actuar así no cuesta, “hablar barato no sirve de nada, pero en el ring hablaré con los puños, no me gusta hablar de mis rivales”.

Quinn se robó el show en la conferencia que convocó ayer Prodesa para la velada de despedida del año, donde Román “Chocolatito” González sin exponer su título mundial de las 105 libras de la AMB se medirá a Miguel Téllez en 10 rounds y 109 libras.

Era un momento especial para Román, pues al fin recibía de manos del representante de la AMB, Renzo Bagnariol, el cinturón de campeón mundial de ese organismo, pero dio la impresión de que era Quinn el que lo tenía por la emotividad con que se comportó.

“No siento que tenga rival en los pesos pesados como para no ganar un título. Contra cualquiera de los campeones actuales puedo triunfar y no va a ser este norteamericano el que me vaya a truncar mis planes. Ya tengo la promesa de Don King para disputar una corona el próximo año pero antes haré una pelea eliminatoria a inicios de 2009, después de esta pelea me voy a Estados Unidos para seguir entrenando”, dijo Quinn.

Las emociones estaban a flor de piel con Quinn desbordado, asegurando que noquearía a Walker cuando quisiera, pero “yo no soy como Mayorga que habla y no cumple, yo sí cumpliré mi palabra de noquearlo en el segundo asalto”.

El estadounidense reaccionó retando al blufileño a apostar por ese resultado si tan seguro estaba de conseguirlo y Quinn sin pelos en la lengua invitó a su rival a que apostaran bolsa contra bolsa que lo vencía en el segundo round.

Al fin no hubo tal apuesta, pero sí continúo la guerra verbal de Quinn, quien superó a Mayorga con una frase increíble: “sólo si renaciera otro Quinn podría vencerme a mí mismo, nadie más podría hacerlo”.

Para mañana está programado el pesaje para las nueve peleas de esta velada, con el “Chocolatito” llevando la estelar y Quinn la semiestelar, tratando de cumplir la promesa que le hizo a su oponente.