•  |
  •  |
  • END

BUENOS AIRES / AP

Primero dijo que lo amenazaron de muerte para que perdiese una pelea. Ahora admitió que mintió y que el boricua Juan Manuel López le dio una soberana paliza.

“Mentí, ahora pido perdón; creo que mi carrera ha terminado”, dijo el argentino Sergio Medina, al dar marcha atrás sobre su denuncia de las supuestas amenazas de muerte que recibió para obligarlo a perder su pelea del sábado pasado en Las Vegas.

“Me noqueó bien el tipo (Juanma). Con la mano en el corazón, me ganó. Me sentí presionado yo mismo”, dijo “Rocky” Medina por la noche del miércoles a radio Salta, de la provincia homónima, de la cual es oriundo ese boxeador.

Luego agregó: “Le quiero pedir disculpas a todos ustedes, a mi gente de Salta, a los medios periodísticos, por haber mentido, por haber sido un mentiroso. Estoy tratando de hacer las cosas bien. Lo estaba haciendo muy mal y estoy al borde de que me puedan llevar a un juicio”.

Medina dijo que con este episodio su carrera se acerca a su final. “Creo que afecta mi carrera, porque haber sido derrotado allá y ahora yo mismo haber creado este inconveniente, me deja mal. Tengo que pensar ahora si seguir o no seguir”.

“Prácticamente estoy quemado, me quemé el otro día por decir que esta gente quiso hacer esto o lo otro, cosa que no fue así”, destacó el argentino de 27 años, que sumó su segunda derrota en 35 peleas.

Medina fue noqueado en el primer asalto de su pelea con López por el título súper gallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), después de caer tres veces a la lona sin recibir un golpe contundente.

“Si no te tirás, de acá no salís vivo”, contó Medina que le dijeron en Las Vegas durante la ceremonia del pesaje, con la finalidad de que cayera antes de la primera vuelta.

Al ser consultado de dónde creía él que provenían las amenazas, contestó: “de la organización, y también de parte del rival que tuve, los dos estaban unidos en esto”.

Pero ahora se retractó e incluso despertó la indignación de su padre y técnico, Manuel Medina.

“Siento vergüenza por lo que dijo mi hijo, como padre y técnico”, dijo Manuel, según el deportivo Olé del jueves. “Quiso tapar el sol con un dedo buscando justificativos, por la vergüenza de estar nocaut”.

Luego agregó: “Me imagino la desazón que tiene para decir esas tontadas. Yo sólo tengo palabras para agradecer el trato que nos dieron en Estados Unidos y pedir disculpas por lo que Rocky manifestó”.