Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

En Detroit, con Jim Leyland al frente de un gran equipo, era tal el factor de seguridad, que antes del juego inaugural ya estaban vendiendo boletos para la postemporada de 2007. Claro, después de ganar 95 juegos en 2006, con muchos de sus jóvenes valores evolucionando hacia el estrellato, los Tigres hacían cálculos alrededor de 100 posibles victorias.

Eso no ocurrió. Pese a la súper temporada registrada por Magglio Ordóñez, Detroit se vio afectado por serios problemas, entre ellos la pérdida por largo rato del relevista de bolas de fuego Joel Zumaya, la lesión de Gary Sheffield y los decrecimientos de Jeremy Bonderman y Nate Robertson.

Así que terminaron a ocho juegos de los Indios, reducidos a 88 victorias, y fue necesario quemar los boletos que tenían listos para la postemporada.

Tres grandes adquisiciones y la restauración de algunos de sus hombres claves le permiten a Detroit presentar un fiero lineup y un pitcheo profundo en busca de tumbar a los Indios en 2008.

Los aterrizajes de Edgard Rentería, quien peleó el liderato de bateo de la Liga Nacional; Miguel Cabrera, el joven y explosivo antesalista de los Marlins que todos los equipos querían tener; y el zurdo Dontrelle Willis, que ya fue un ganador de 20 juegos, convierten a los Tigres con Gary Sheffield físicamente recuperado, Joel Zumaya en pie de guerra y tanto Bonderman como Robertson ansiosos por meterse a las brasas, en más temibles que nunca.

Observen esta alineación: Curtis Granderson, un bateador de .302 puntos, con 122 anotadas y 74 impulsadas, como primer bate y jardinero central, seguido de Plácido Polanco, un segunda base de .341 puntos, con 200 hits y 36 dobletes.

Miguel Cabrera, que registró .320 puntos, disparando 34 jonrones y remolcando 119 carreras, será el antesalista y tercer bate, con otro venezolano, Magglio Ordóñez, debidamente corregido y aumentado después de 216 hits, 54 dobles, 28 vuelacercas y 139 empujadas, bateando cuarto y funcionando en el jardín derecho.

Rumbo a los 40 años y en busca de los 500 jonrones, Gary Sheffield es el designado y quinto en el orden, con Carlos Guillén, bateador de .296 puntos, con 102 producidas, movilizado del short stop a la primera base como sexto, y Rentería con su resplandeciente promedio de .332 en beneficio de Atlanta, como paracorto y séptimo al ataque.

Cierran, el catcher Iván Rodríguez y el guardabosques Jacques Jones, bateadores de .281 y .285 puntos.

La rotación de cinco brazos es estupenda. Justin Verlander tirador de “no hitter”, con Dontrelle Willis, Jeremy Bonderman, Kenny Rogers y Nate Robertson, en tanto Todd Jones y Joel Zumaya encabezan el bullpen.

Ahora sí, pueden vender boletos para la temporada de 2008.