•  |
  •  |
  • END

La experiencia en partidos importantes fue clave para que Real Estelí “matara” al VCP con un 2-0 en el Independencia de Estelí, para una remontada que lo envía a la final del Torneo de Apertura, para medirse con los Caciques del Diriangén.

Luego de perder 3-1 en Chinandega, Estelí necesitaba de un marcador como éste, ya que había empate global de puntos y goles, pero la ventaja del gol de visita los clasifica a la final.

Fueron las individualidades las que dieron el triunfo a los campeones. El primer gol fue un obsequio del central William Reyes, quien sentenció un penal que sólo él observó sobre “falta” cometida a Elmer Mejía, quien embolsó las redes a los 61 minutos. La segunda diana quedará en el baúl de los recuerdos de los miles de aficionados norteños asistentes a la cita. Armando Collado, de larga distancia y de pierna derecha envió un misil que entró a la cabaña de Iván Méndez en el ángulo que une el travesaño con el poste izquierdo.

Esa pincelada “histórica” al minuto 75 impactó los corazones de los chinandeganos y del propietario del equipo, Vicente Padilla, quien abandonó el rectángulo.

Después de un primer tiempo sin goles, Estelí puso la magia en el complemento y pasó a atacar con cinco. Y en 20 minutos, el “burrito” Mejía desbordó por el centro, se metió al área donde fue despojado limpiamente por Cléber Lima, pero el artero trabajo de Reyes castigó a los chinandeganos.

Faltando tres minutos para el final del encuentro, parecía que Adrián Morales iba a ser el héroe del film cuando le ganó la espalda al central colombiano Juan Pablo Chacón y en el mano a mano con Mendieta desperdició la oportunidad.

El tiempo empezó a correr cada vez más rápido, creció la tensión. El partido se puso picante, hubo cruces, pierna fuerte. Se jugaba en campo visitante pero había espacios para una contra. Palo y palo, de área a área. La tuvo Morales pero no tuvo fortuna al final.


VCP a pesar de que llegó con todo el plantel al final de cuenta sólo pudo utilizar a los once titulares debido a que al encargado de los carnés de los suplentes se le extraviaron y no se pudo hacer cambios.

En el “Roy Fernández” de Ocotal, el experimentado equipo Diriangén sacó a relucir toda su experiencia y terminó empatado 1-1 con Ocotal, que una vez más se queda en el camino. El hondureño Herberth Cabrera puso adelante a los diriambinos con su anotación a los tres minutos, el empate cayó a los 58 del complemento, por el también hondureño Steve Cardona.

Diriangén se verá en la final del Apertura con Estelí, serie que deberá iniciar el domingo en el Independencia de Estelí.

La salida de los diriambinos fue un holocausto debido a que el equipo y los aficionados tuvieron que salir bajo una lluvia de piedras lanzadas por enardecidos fanáticos que no aceptaban la eliminación de sus muchachos. El reporte policial dice que hubo 37 lesionados.