•  |
  •  |
  • END

Las Vegas

O Jake Peavy es cambiado a los Cachorros muy, muy pronto. O se queda en San Diego. Punto.

Según dijo el General Manager de Chicago, Kevin Towers, él necesita tener un “buen sentimiento” de que pueden llegar a un acuerdo con los Cachorros. O de lo contrario es tiempo de dejar de hablar acerca de este muy, muy, muy, muy comentado cambio y comenzar a pensar acerca de cómo construir los Padres de 2009 con Peavy quedándose en el roster.

“Nuestro enfoque principal,” dijo Towers, “es que para este jueves necesitamos saber si podemos hacer el cambio o no. Y si no podemos, es tiempo de hacer el planteamiento serio a nuestros fanáticos de que Jake estará con nosotros la próxima temporada.”

El cambio en sí --potencialmente unos tres o incluso cuatro equipos que podría involucrar a 10 jugadores-- no tiene que ser completado para el final de las reuniones, según dijo Towers. Pero el proceso tiene que ser completado “poco después de que nos vayamos de aquí”, dijo el gerente. “Si no hemos hecho progresos o estamos en el mismo sitio … si luce como que no va a funcionar, entonces necesitamos decirles eso a nuestros fanáticos,” dijo Towers. “No quiero irme a las fiestas de Navidad con tantos huecos en nuestro equipo. Así que en algún punto necesitamos decirle a nuestros fanáticos que Jake estará con nosotros y que vamos a llenar esos huecos a su alrededor.”

Pero durante algunas semanas, los Cachorros y los Padres se han encontrado con varios obstáculos grandes tratando de exportar a Peavy al lado norte de Chicago.

Uno es que los Cachorros no tienen los lanzadores prospectos que los Padres están buscando, así que necesitan involucrar un tercer o un cuarto equipo -- que aparentan ser Baltimore y/o Filadelfia. El segundo problema es la situación de los dueños de los Cachorros, que parece ser más difícil, a juzgar por lo aparecido el lunes, cuando la compañía Tribune se fue a la bancarrota bajo el capítulo 11 de la Ley de Quiebras federal de EU.

“Todo lo que sé es lo que me dijeron en el fin de semana mis jefes, de que los Cachorros están completamente separados (de los problemas financieros de Tribune Company),” dijo Hendry. “No estamos preocupados por tener ningún problema. Los nuevos dueños tomarán posesión en el próximo par de meses. No me han puesto restricciones.”

Pero otras fuentes familiarizadas con la situación de los Cachorros aseguran que eso no es completamente cierto. Cualquier adición grande -ya sea Peavy o un jardinero que batee a la zurda- necesita ser aprobada por los dueños. Y a Hendry se le ha dicho también que cada adición grande a la nómina tiene que ser acompañada de una reducción en la misma -- si no se hace antes de la adición de nuevos jugadores, entonces ciertamente antes del Día Inaugural.

La nómina de Hendry está creciendo, desde $123 millones el año pasado a unos $135 millones este año. Pero la firma de Ryan Dempster, y otros aumentos, se comerá gran parte de ese aumento en la nómina. Así que los Cachorros buscan activamente salir de Jason Marquis (al que se le deberán $9.875 millones en el 2009), y posiblemente una pieza o dos, para liberar dólares para Peavy y/o un jardinero.