•  |
  •  |
  • END

La eliminatoria entre Everth Briceño y Koki Kameda ya tiene fecha y lugar: será el 31 de enero en Sinaloa, México, donde el ganador quedará como retador oficial a la corona de las 112 libras de la FIB que ostenta el filipino Nonito Donaire.

La fecha límite para negociar la pelea era el 15 de diciembre, luego que los dirigentes de la FIB así lo decidieran, de lo contrario se iría a subasta. Pero no fue necesario, porque los apoderados, Silvio Conrado Jr., de Briceño, y Nacho Huizar, de Kameda, llegaron a buen término, precisamente el día que terminaba el plazo.

“Ya firmamos el contrato que nos envió Nacho Huizar, de la empresa ‘KO Entertaiment’, quien está funcionando como representante de Kameda en Latinoamérica. Nos pareció una buena opción, una buena plaza, y además una bolsa considerable para este tipo de pelea”, comentó Silvio Conrado Jr., apoderado de Briceño.

Kameda, uno de los boxeadores más populares entre la afición japonesa, salta como favorito a imponerse sobre el nica, sin embargo, Briceño ya ha arrancó su preparación con miras a conseguir las mejores condiciones para el combate que podría darle la última oportunidad de disputar un título en su carrera.

Briceño hace tres años se enfrentó al entonces campeón supermosca de la OMB, Fernando Montiel, y perdió por decisión unánime.

Ahora el nica, con casi 31 años, se medirá a un japonés como Kameda, quien tiene un récord invicto en 19 peleas, con 12 por nocaut. Briceño luce 30 victorias, 25 antes del límite, y cinco derrotas, una de ellas por la vía rápida.

“Estamos claros de que será una pelea difícil para Briceño, pero ese es el reto que se tiene que buscar para tener otro chance de título. Y Briceño lo está asumiendo con mucha responsabilidad”, agregó Conrado.

Entre los planes de Conrado para la preparación de Briceño, está conseguir como sparring al venezolano Juan José Landaeta, quien en dos ocasiones enfrentó a Kameda hace dos años por el título minimosca de la AMB, y las dos veces perdió por decisión ante el nipón, pero ofreciendo buenas presentaciones.