•  |
  •  |
  • END

Colaboración

La segunda parte del cuarto campeonato de la Liga Profesional de Béisbol nica, está en camino, y tiemblan varios récords impuestos en las tres ediciones previas.

El patrullero central del Bóer, Travis Ezi, se encuentra en estos momento con 11 robos y persigue la marca impuesta por Mario Hollman, en la primera edición, con 14. Faltándole a la campaña al menos 22 juegos, es muy factible que establezca su propia marca. Además, Ezi, con un triple, empatará el récord de ese departamento.

También hay que seguir muy de cerca a Danilo Sotelo, quien hasta hoy ha despachado 11 dobles y se encuentra a cinco de empatar a Clyde Williams, quien el año pasado en una súper temporada pisó segunda base 16 veces.

Otro que está cerca y tiene posibilidades de imponer nuevo récord es Ofilio Castro, el actual líder de los bateadores, que en 32 partidos ha pisado el home plate en 30 ocasiones y lo enrumba a buscar 13 anotaciones en los próximos 22 juegos, para quebrar las 42 anotadas logradas por Bárbaro Cañizares en la segunda edición.

No podemos olvidarnos del mayor impacto de esta liga, y es el trabajo que ha realizado el científico Diego Sandino, quien vistiendo la camisa del San Fernando ha logrado seis victorias, cinco como abridor y una como relevo. Sandino se ha ubicado a cuatro victorias de empatar a Julio César Raudez, que en la segunda liga logro 10 victorias sin derrotas y anoche estaba a prueba.

¿Podrán lograrlo? Eso dependerá de su esfuerzo, hasta el momento la dedicación y el trabajo extra les ha permitido estar luchando contra la historia. Lo más seguro es que Ezi no tenga complicaciones por su velocidad demostrada sobre las bases.

A Ofilio le favorece estar de segundo bate, esto es un punto a su favor porque los hombres de poder en el line up están realizando su trabajo cuando se encuentra sobre las bases, hasta el momento ha alcanzado 66 bases sin incluir los golpes.

Para Diego el reto será un poco difícil, porque los bateadores extranjeros ya lo conocen mejor y serán mas pacientes en el plato, además que necesita un poco de suerte en las decisiones. Ya se le escapó un triunfo en una apertura que dejó ganada.