•  |
  •  |
  • END

Tres veces campeones departamentales de forma consecutiva, este año se midieron en un torneo en el que partiparon 26 equipos de cuatro municipios, tres de ellos federados, y quedaron invictos en primer lugar, por lo que se acreditaron por segunda vez, en años corridos, su derecho a participar en el Tormeo Nacional de Clubes de básquetbol masculino. Me refiero a la representación de Boaco, los Pikinyukys de Camoapa.

Si usted conoce el término “pikinyukis”, obviamente sabe a lo que se refiere ésta palabra, y si no lo conoce le puedo abreviar que está relacionada con los tragos que se sirven personas adictas al licor y en ocasiones propiamente no se trata de un trago de los convencionales, de esos que a diario se escuchan en radio o se miran en televisión, sino de aquellos de origen dudoso, pero que al final cumplen su cometido.

Al respecto, Jeniel Ortega, integrante del equipo desde su fundación y que por segunda vez está representando a Boaco en un Torneo Nacional, relató a EL NUEVO DIARIO el origen de ese tan simbólico y emblemático nombre que utilizaron para identifica al equipo.

“En primer lugar, la idea de conformar un equipo salió cuando nos reunimos un grupo de jóvenes para integrar un club de básquetbol. Como te dije, llegamos una buena cantidad de chavalos, pero lo único que nos faltaba era un nombre que nos identificara de tal forma que ninguna franquicia lo haya tenido”, apuntó Ortega.

“Allí estábamos, pensando qué nombre ponernos que no tuviera nada que ver con los que se utilizan actualmente, es decir, de animales fieros o fuertes. El humo blanco salió como de un alambique, cuando uno de nosostros dijo que se iba a echar un ‘pikinyuki’, o sea un trago de licor que teníamos en la reunión, para que le despejara la mente y así poder sugerir un nombre”.

“Fue entonces”, continuó Ortega, “que el entrenador del club,Wilberto Rodríguez, quien no pudo acompañarlos en este campeonato, sugirió casi de inmediato que se le pusiera el equipo los ‘Pikinyukis de Camoapa’, con el fin de cortar con la tradición de los nombres y resaltar como un team original”.

“Quiero dejar claro que esto no tiene nada que ver con nosotros, no somos pirucasni nada que se asemeje. Es cierto, hay algunos de nuestro equipo que se echan sus traguitos, pero nada que ver. Lo nuestro es más por llamar la atención y que nos observen como atletas. Creemos que somos un buen equipo y vamos a dar todo lo que esté a nuesro alcance para hacer de este torneo algo vistoso y que llame a recuerdos”, subraya Ortega.

La verdad es que los “Pikinyukis de Camoapa”, más que por su nombre no tradicional y bastante sugestivo, han impresionado por su forma de jugar, no parecen que éste fuera su segundo año en liga de Campeonato Nacional, aunque no pasen a una semifinal o final, siempre serán recordados celebrandos sus juegos con esas camisetas en las que en vez de “íes” en Pikinyukis, resaltan botellas en forma de champaña, las que con sus corchos y espumas al aire están en la búsqueda de nuevas victorias.