•  |
  •  |

Aunque han pasado algunos días tras el triunfo del Ferretti, 2-1 sobre Real Estelí, es inevitable detenerse, por lo enorme que fue el partido en la parte táctica del juego, y considerar los factores que le dieron a los capitalinos una victoria, con la que apuntan a ser el favorito para representar a Nicaragua en el torneo de clubes de la Concacaf.

El factor Laureiro. El uruguayo Bernardo Laureiro fue uno de los que más ayudó a inclinar la balanza para los rojinegros. El charrúa no solo marcó el golazo que le dio el triunfo a su equipo, también defendió, corrió, fue de los que más movió la pelota y le dio el ritmo a su club. Ha sido, el mejor partido de Laureiro desde que llegó a Nicaragua para ponerse la casaca rojinegra.
Balón parado. Estelí perdió en gran parte el juego por no saber qué hacer en el área cuando cobraba Ferretti. Los norteños no tienen a jugadores en la zaga de la estatura de Alan Cardek y Eduardo Praes, contrario a los rojinegros, que con la llegada de Gonzalo Ancheta y Eder Munive han ganado presencia y espacio por arriba en el cobro a balón parado. De ahí se notó la enorme diferencia a favor del Ferretti.

Buena marca. El Ferretti parece que le encontró la medida a jugadores claves del Estelí. Pocas veces se vio a Samuel Wilson con su pierna zurda libre como para hacer daño en la zona que defendían los capitalinos. Juan Barrera tampoco pudo encontrar espacio para darle más profundidad a los rojiblancos y con Franklin López bien custodiado, y sin muchas opciones para hacer daño, Estelí se convirtió en un equipo más predecible.

Condición física. En el complemento se creía que Estelí lograría no solo mantener el juego de ida y vuelta, que ofreció una de las mejores versiones de estos duelos, sino que meter en más aprietos a la defensa rojinegra. Por el contrario, Ferretti cortó más la salida a su rival, y por ratos ni siquiera lograban tener espacio para salir de su media. ¿Cómo se explica que lograra Ferretti mantener esa presión casi todo el duelo? Tan simple como real, la condición física que ha logrado su técnico Flavio Da Silva está dando los resultados que había esperado.

Lo táctico. Con el marcador en su contra, Otoniel Olivas aplicó variantes para poner a cuatro jugadores al ataque con Oscar Móvil, Norfran Lazo, Juan Barrera y Francisco Paz, que se movían con mayor amenaza y como respuesta, Da Silva, movió hasta cinco jugadores en la zaga para cortar cualquier intento para empatar el partido.